SOBRE SEMILLAS ¡Atención!

Atención, atención: el poder habla de las semillas que conocemos, las que dan tomates que saben a tomate por ejemplo, como de “potencialmente dañinas”. Está en nuestras manos hacer las cosas bien, nos toca. Si les dejamos, será tarde… cualquier día incluyen a los que tienen semillas en la lista de “terroristas domésticos”

 

La Biodiversidad sacrificada en el altar de la Productividad

Kokopelli, 13 de julio de 2012

La Corte europea de justicia desautoriza Kokopelli y su Abogado General

En el fallo “Kokopelli c. sociedad Graines Baumaux”, la Corte europea de
justicia acaba de dar el visto bueno integral a la legislación de la UE
sobre comercio de semillas.

Sin embargo, el 19 de enero pasado, el Abogado General de la Corte nos
había dado toda la razón afirmando que el registro obligatorio de todas
las semillas en el catálogo oficial era desproporcionado y violaba los
principios de libre ejercicio de la actividad económica, de no
discriminación y de libre circulación de las mercancías en el territorio
europeo. (Ver sus conclusiones).

Este cambio total de posición no deja de sorprendernos e interrogarnos.

La Corte, en un análisis sorprendentemente superficial del caso, y una
decisión que se parece más a un comunicado de prensa que a un juicio
legal, justifica la prohibición del comercio de semillas de variedades
antiguas por el objetivo, considerado como superior, de un “aumento de la
productividad agrícola”!

La expresión, utilizada 15 veces en la decisión de la Corte, confirma la
omnipotencia del paradigma productivista. Este mismo paradigma, que había
presidido en la elaboración de la ley en los años sesenta, mantiene aún
toda su importancia en el año 2012. La biodiversidad puede ser sacrificada
en el altar de la productividad. Hace 50 años que dura esta situación y el
hecho que este razonamiento ya nos haya llevado a perder más del 75% de la
biodiversidad agrícola europea, no parece cambiar nada. (Ver las
estimaciones de la FAO).

Si bien la Corte se refiere a las excepciones supuestamente introducidas
por la Directiva 2009/145 para las “variedades de conservación”, su
análisis se limita a la lectura de los títulos. ¿Cómo los jueces no
quisieron ver que los requisitos de inscripción de las variedades de
conservación, en realidad, habían permanecido esencialmente idénticos a
los del catálogo oficial normal [1]? El criterio de homogeneidad,
particularmente problemático para las variedades antiguas, no conoce
ninguna moderación.

A caso la Corte no leyó los testimonios de nuestros colegas europeos, que
ya se enfrentaron a la imposibilidad de inscribir sus semillas en esta
lista?.

Esta directiva es un verdadero engaño, que Kokopelli y muchas otras
organizaciones europeas ya habían denunciado. No está destinada a permitir
la comercialización de las variedades antiguas, ni mucho menos a conservar
la biodiversidad semillera.

Más aún, esta biodiversidad, que alimentó a los pueblos de Europa en los
siglos pasados, es objeto de mayor desconfianza. La Corte escribe así, en
dos ocasiones, que la legislación permite evitar “plantar semillas
potencialmente dañinas”!.

Este comentario es totalmente erróneo ya que, como lo ha señalado
acertadamente el Abogado General, la inscripción en el  catálogo no está
destinada a proteger al consumidor contra cualquier riesgo sanitario o
ambiental, al cual la ley ni siquiera se refiere !
Esta observación, sobre todo, es choquante cuando se piensa que las
semillas del Catálogo, recubiertas de los tristementes celebres pesticidas
Cruiser, Gaucho y otros Regent, o acompañadas de su kit de química mortal,
envenenan la biosfera y las poblaciones desde más de cincuenta años!

El lobby de la indústria semillera (European Seed Asociation – ESA), que
se dió la pena, durante el curso del procedimiento, de dar a conocer a la
Corte su desacuerdo con la opinión del Abogado General, se alegra, en todo
caso, de esta convergencia total de punto de vista con la Corte. (Ver su
comunicado y su carta a la Corte.)

Nuestros principales adversarios en este procedimiento, es decir la
sociedad Graines Baumaux, pero también la República Francesa, el Reino de
España, la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea, también
deben estar felicitándose.

Con esta decisión, la realidad se desvela : la Corte europea de Justicia
está también al servicio de la agricultura química mortífera y de su
ideología corruptiva.

Y Kokopelli, al contrario de lo que se ha podido leer en los últimos
meses, no tiene ningún interés convergente cón Monsanto u otro semillero
químico. Estas inquietudes expresadas ​​por algunos eran solo
delirios fantasiosos, o quizás mal intencionados,  hacia la asociación.

Pero todo eso se entiende al examinar el contexto en el que esta decisión
se tomó : en Europa, una reforma general de la legislación sobre comercio
de semillas se está llevando a cabo. El proceso se realiza bajo el alto
patrocinio de la indústria semillera. Las asociaciones de conservación de
la biodiversidad, los pequeños productores, agricultores y jardineros
apasionados, que, en toda Europa, conservan clandestinamente más
variedades de semillas olvidadas que tódo lo que el catálogo de variedades
apropiadas nunca podrá contener, no fueron invitados a la mesa de
negociaciones…

¿Será que, en este contexto, el legislador europeo va a redefinir sus
prioridades? La indústria semillera se asegurará que no sea el caso.

Francia, en este contexto, desempeña un papel especial. El Ministerio de
Agricultura ha enviado a uno de los colaboradores del GNIS [2], la señora
Isabelle Clement-Nissou, a la Comisión Europea (DG SANCO), para redactar
el proyecto de ley ! Es así que los conflictos de intereses, inadmisibles,
no parecen molestar a nadie en las instituciones europeas…

Por lo tanto, las perspectivas de la biodiversidad nunca ha sido tan oscuras.

Y la Asociación Kokopelli, que desde hace 20 años se dedica con pasión y
sin ningún tipo de subvención pública a la conservación de las variedades
olvidadas de Europa, bien común de todos, podría desaparecer mañana, con
motivo que su actividad molesta a una de nuestras empresas comerciales más
rentables, y que no tiene interés para una “mayor productividad agrícola”.
Esta decisión nos sidera, tanto como nos indigna.

Más que nunca, Kokopelli necesita el apoyo moral de la población. Porque
es inaceptable que las variedades antiguas, herencia de nuestros abuelos,
sean prohibidas!
También hacemos un llamado a nuestro gobierno. La izquierda, en los
últimos gobiernos de derecha, nos ha dicho en numerosas ocasiones que
podíamos contar con su apoyo. Ahora es tiempo que transforme sus promesas
en acciones (en primer lugar, retirando a la Sra. Clement-Nissou su
mandato) !

Notas

[1] La Directiva 2009/145 establece que la aplicación de los criterios de
distinción y de estabilidad quedan a discreción de los Estados Miembros,
pero que “para la evaluación de la homogeneidad” se aplica la Directiva
2003/91/CE (art. 4 § 2.)

[2] El GNIS representa los profesionales del negocio de las semillas en
Francia y dice expresamente “defender los intereses del sector semillero”
V. su página web

Lo que queremos, a nivel legislativo y reglamentario:

– El catálogo oficial es el territorio exclusivo de las variedades
protegidas por derechos de propiedad intelectual, híbridos F1 no
reproductibles. Que quede como tal.

– Queremos que las semillas de variedades antiguas y nuevas perteneciendo
al dominio público y libremente reproductibles salgan del ámbito de
aplicación de esta legislación sobre comercio de semillas.

– No existe ningún catálogo oficial obligatorio para clavos y tornillos.
No hay razón para someter a las semillas a un procedimiento de
autorización previa a la comercialización tal como se aplica a plaguicidas
o medicamentos, para catalogarlas en un registro.

– Objetivos de calidad y lealtad en los intercambios comerciales pueden
ser facílmente alcanzados con un Reglamento básico estableciendo criterios
mínimos en términos de calidad sanitaria, facultad germinativa, pureza
varietal y pureza específica.

Que nos quiere la sociedad Graines Baumaux ?

Nuestro oponente delante de la Corte de Apelación de Nancy busca la
condena de Kokopelli a pagarle unos 100.000 euros de daños y perjuicios,
así como la cesación de todas las actividades de la asociación. Para más
información, el 30 de junio del 2011, la compañía Baumaux tenía ingresos
brutos de 14 millones de euros y un beneficio neto de 2 millones de euros.

Fuente: Red de Semillas resembrando e intercambiando

Esta entrada fue publicada en DESPERTAR, HUMANISMO, SALUD y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *