CALENDARIO ORACULAR: TRANSITAMOS POR LA "LIBERACIÓN"

Cada día compartimos la energía del día en base a la tradición maya. Ahora nos convoca otra tradición: la china y la investigación particular que de algunos de sus recursos hace la Escuela Neijing, como este del Calendario Oracular que nos va plasmando qué energía nos acompañará a lo largo de cada año y en base a esa energía para qué será más propenso ese tiempo.

Ahora, desde el 24 de Abril, nos acompaña esta de la Liberación, la Transfiguración (Hexagrama nº 40)  ¡Nada más y nada menos!

Sencillo no será porque no es algo que nuestra cultura nos ofrezca o de lo que nos de referencias. De liberación se habla poco. Y sin embargo nuestro inconsciente la busca en cada acción.

Esta mañana alucinaba: había ido al banco y como la cola era larga me senté en uno de los sillones estupendos que tienen. Detrás iba otra mujer y después llegó un señor mayor. ¡Era como si pudiera oir su pensamiento! El hombre se colocó en la cola y se dió cuenta que iba a tardar, las personas mayores tienen a veces dificultades para estar tiempo “a pie firme” que dicen ellos, así que miraba al otro asiento y su cuerpo como que se movía hacia ello pero no se atrevía – se le veía en la cara -, daba un paso atrás. Volvía a mirar el asiento y a mí – como diciendo, yo también querría estar ahí y yo mentalmente le decía “venga, atrévete, vamos siéntate tranquilamente que te queda un rato” y el hombre hacía el amago de moverse pero no. Ha sido cuando yo me he levantado para ponerme en la cola otra vez – ya solo quedaba uno delante – que él ha aprovechado para sentarse. ¡Por fín! 

Hasta esos límites llega la energía contraria a la liberación, ¡increíble!

O sea que en este tiempo, hasta el 24 de mayo, estamos en muy buen momento para practicar el desapego, la liberación. No perdamos la oportunidad, nos va el florecer en ello.

Para los que saben medicina china, también comparto el número de los resonadores – con acupuntura, masaje o qigong – que están activos este tiempo.  Se pueden usar todos o elegir el que más nos resuene. 

Otra forma de intencionar en ello, en esa liberación que está activa durante este tiempo, es dibujar el hexagrama (los 6 trazos, enteros o partidos): en este caso las imágenes son: los 3 trazos de arriba forman un trigrama que se llama La conmoción, el Trueno y los 3 de abajo forman otro llamado: Lo Abismal, El Agua . O sea Trueno sobre Agua ¡abismal, de las profundidades!. Podemos jugar con esos elementos, imaginar esa profundidad oscura del mar, allí abajo donde los truenos seguramente serán un eco lejano… cada uno encontrará su imagen. 

A mí particularmente me gusta jugar con el hexagrama a través del qigong y entonces dibujo el hexagrama en el aire a medida que voy respirando y moviéndome en el sentido de movimiento del universo: contrario a las agujas del reloj. Un gusto.

Gracias

Cada año, el Dr. Padilla nos regala una posibilidad más de orientación personal y terapeútica: El Calendario Oracular. Basado en el Zhou Yi 周易 -Cambio en el cielo- la parte más conocida del Yi Jing 易經 –I Ching, el Libro de las mutaciones o el libro de los cambios- y el Ajedrez Oracular -creación original de la Escuela Neijing- comienza cada año el 21 de diciembre y va cambiando con cada Luna Llena.

LA LIBERACIÓN 
La Transfiguración 44/40

Del 25.4 al 25.5

Comentario 25.4 Preguntas y respuestas, Dr Padilla

-¿Cómo se presenta esa liberación, esa transfiguración?
-Efectivamente, el año de la renovación es muy favorable para ese momento del calendario oracular que comenzamos hoy, de liberarse y transfigurarse; muy favorable. Pero indudablemente lo hacemos realidad en la medida en que nos ejercitamos.

Liberarnos, en concreto, significa desapegarse –en terreno práctico-, desapegarse de aquello que nos esclaviza, de aquello que nos obliga a vivir a la vera de esa situación, ¿no? El desapego.

Y la transfiguración, en la medida en que nos desapegamos, nos quitamos las máscaras, nos quitamos los maquillajes, y aparece en nosotros otra figura.

Otra figura que se gesta cuando nos expresamos en lo que sentimos, en lo que somos, en lo que hacemos… sin trampas, sin objetivos ocultos, sin recovecos –que es muy importante-. Y entonces las sensaciones liberadoras –de habernos quitado el cincho, el bocado y el jinete que nos domaba- son realmente muy progresistas, en el ánimo de la renovación. Y, obviamente, en la medida en que nos quitamos el bocado, el jinete, los cascos, podemos salir, podemos movernos y somos otras personas; sí, realmente nos transfiguramos.

Este fenómeno de la transfiguración, que a veces no se entiende… Claro, no se entiende cuando hacemos una comparación con el Soplo Crístico y su transfiguración en el monte y su transfiguración después de la resurrección. Evidentemente, son acontecimientos que, dentro de la vida del creyente, adquieren una dimensión inabordable por nosotros.

Pero todo eso tiene su equivalente, pequeño pero lo tiene. Por ejemplo, la cara y la actitud de una mujer embarazada, al cabo del poco tiempo, se modifica, se transfigura; vemos otra cara, ¿no? La cara de una persona que ha tenido que realizar muchos esfuerzos para alcanzar una posición y que, al final de esos esfuerzos, consigue ese reconocimiento, se transfigura, ¿no?

Diariamente, cuando, de un estado de preocupación, de tensión, incluso de discusión, la cara se nos pone… ¡el cuerpo!, se nos pone tenso, duro, violento. Y cuando esto pasa y nos encontramos al cabo de unas horas con personas que nos reciben bien, que nos abrazan, que nos ríen, el niño que nos hace la gracia, tal… Poco a poco, todo eso va incidiendo sobre la placa anterior y nos hace sonreírnos, nos hace quitarnos la corbata, nos hace tomar una cerveza, brindar. Y dices: “¡Qué diferente es este hombre o esta mujer, con el de esta mañana!”. ¡Totalmente! Se ha transfigurado. Claro.

Entonces, salvando las distancias de carácter religioso, la transfiguración es un hecho real, que ocurre permanentemente, yo diría que todos los días a lo largo del día.

De hecho, cuando… Fíjense ustedes en la cara de una persona que lleva varios días con penurias, con calamidades, con dificultades, sin dormir bien, apenas sin comer, y bueno pues, pasado todo eso, se da una ducha de agua caliente, se recorta un poquito el pelo, se arregla la barba si la tuviera y, si fuera una mujer, se pinta un pelín los labios, se peina, se pone una ropa ligera, cotidiana, toma algo, un caldo y algunos cereales… Y unos minutos después la ve usted y dice:
-Oiga, ¿usted es la que vino antes?
-La misma, la misma…
-¿Usted es el que vino antes?
-Sí, sí…
-Pero ya parece otro.

Y sí, efectivamente, es que es otro; se ha transfigurado. La figura ya no es la misma porque se le ha calmado la tensión, la angustia, el miedo, y está con otra textura. Y eso es una transfiguración, a nivel pequeño, a nivel de aquí, pero ahí está.

Y tenemos que promover esas transfiguraciones hacia momentos y hacia actividades complacientes, lúdicas, gozosas. Porque como hemos dicho otras veces: nuestro diseño humano no está preparado para el sufrimiento ni para el dolor ni para la enfermedad. De tal forma que cuando llegan estos aconteceres, el ser se desquicia porque no está preparado para eso.

Entonces, bueno, realmente creo que este mes puede ser un mes realmente importantísimo, importantísimo, importantísimo. Porque entrar en ese ritmo de liberación y transfiguración es, realmente, muy, muy, muy… muy creativo, muy creador. E, insisto, estando en el año de la renovación, es el mejor aliado que podemos tener.
Así que practiquen, realicen, insinúense hacia ese desapego, hacia esa desesclavización, hacia esa reposición, hacia esa actitud favorable, no desfavorable; hacia esa actitud de humor, no de deshumor. Hay que propensionarse hacia ello para que los acontecimientos se sucedan, por supuesto.

Muchas gracias.

Fuente: http://universoperegrino.blogspot.com.es/p/oraculo.html

 

Deja un comentario

*