CALENDARIO ORACULAR: HEXAGRAMA 49: LA REVOLUCIÓN (METAMORFOSIS)

La escuela Neijing elabora un calendario oracular  basado en el Zhou Yi 周易 Cambio en el cielo– la parte más conocida del Yi Jing  易經 – I Ching, el Libro de las mutaciones o el libro de los cambios– y el Ajedrez Oracular -creación original de la Escuela Neijing- comienza cada año el 21 de diciembre y va cambiando con cada Luna Llena. 

En esta luna llena de julio comenzó otro hexagrama, el número 49: KO, traducido como la revolución en el sentido de metamorfosis espiritual. Este hexagrama estará activo desde el 22 de julio al 20 de agosto. 

A continuación comparto algunas pistas sobre este hexagrama, qué nos trae, qué cualidades activaremos en su desarrollo… Lo primero que comparto es la explicación dada por el Dr. J.L.Padilla en el programa de DESalud de Comunicaciones Tian. Y después comparto la explicación dada en la Guía del I Ching escrita por Carol K. Anthony. Su visión femenina me resuena más sencilla. Léanlo varias veces y en varios días, en mi experiencia cada día te va dando un apunte diferente.

Para los que conocen medicina china ya sabrán lo que hacer con los resonadores, para los que no se puede fomentar este hexagrama dibujando las líneas – en el comentario de Carol K. Antohony encontrarán el significado – ; danzándolas…visualizando las imágenes del lago sobre el fuego que bien podría ser un lago en un cráter volcánico, por ejemplo. 

Entre los resonadores activos en este hexagrama tenemos Lao Gong que traducido es El Palacio  de la Labor, el 8º paso del canal de maestro de Corazón. Muy útil y muy sencillo de localizar: en centro de la palma de la mano: con masaje, con visualización… le llamamos y ¡viene!. En desánimos y otras tristezas nos echa una mano muy significativa. 

Gracias

LA REVOLUCIÓN (Metamorfosis)
La Revolución Espiritual 18/49


del 22.7 al 20.8

22. 07. 2013
Dr. Padilla, De Salud

Tui sobre Li, lo sereno, lo regocijante, el lago, sobre lo adherente, lo luminoso, el fuego. En este sentido la revolución a la que nosotros hemos añadido el criterio de Espiritual, es la verdadera evolución, la verdadera conversión, y por eso le añadidos lo de espiritual, porque nos parece que es lo que está pendiente.
Hasta ahora, en los diferentes modismos o modalidades de revolución, todas se han parapetado en la lucha contra y el combate contra… y de una u otra forma, buscando sustituir a un poder por otro poder. No dudo que con las mejores intenciones, pero ciertamente, ese tipo de revolución ya ha mostrado sus resultados. Y aunque todavía quedan secuelas y recuelos, como el que hemos visto en Egipto ahora, con un golpe de estado militar, violento y obviamente, desencadenando violencia sobre el gobierno legítimamente establecido, pero que habría que buscar alguna fórmula para satisfacer a Occidente y apartar a los hermanos musulmanes de cualquier aspiración a mandar de una forma específica. Téngase en cuenta que en Oriente medio, Egipto es el depositario del mayor depositario de la ayuda norteamericana, obviamente después de Israel. Entonces, claro, el gobierno de los hermanos musulmanes encarnado por Morsi, tenía mucho interés, muchas ganas pero se dejó arrastrar por su propia revolución y no tuvo en cuenta detalles del entorno, de quién estaba rodeado, con qué intereses. Y provocó lo que parecía definitivamente acabado, un golpe de estado militar que es el que sigue, y está ahí.
Las revoluciones se han seguido bajo los patrones de dominio y de poder con la violencia por delante. Y en este sentido, creemos que “basta ya de poder”, y basta ya de “querer es poder”, porque mancillamos el amor con quereres que sólo buscan posesiones, y en consecuencia, poderes especiales. Al decir “especiales” quiero decir que van en contra de… Ir en contra y destruir es fácil. Construir y saberse adaptar, saber aceptar, saber evolucionar, es lo complejo y lo que realmente nos corresponde como especie. Por eso nos hemos atrevido a poner lo de “Revolución Espiritual”, para indicar ese otro proceso que ya estamos esbozando a la vez que hablamos de la revolución física habitual.
Estamos ahí con todo un contingente de posibilidades, a través del ánima, del espíritu de humanidad, para que ese espíritu, ese ánima, vaya convirtiendo a pocos o a repentes -la palabra existe y quiere decir ‘de repente’-, que la consciencia se modifique de tal forma de que se amplifique, se haga renovadora, se haga propensa y propuesta para nuevas opciones, nuevas posibilidades y salgamos del marasmo establecido, pero con ese otro estilo que busca el consenso; que no busca el combate, busca el consenso como dos vecinos que tienen puntos de vista diferentes pero son vecinos, y como vecinos deben consensuarse y escucharse y ayudarse, y cooperarse cuando hay una necesidad. Ése es el buen ‘vecindaje’ y ése es el buen consenso. Así nadie peleará por su parcela, y tratará de usurpar la parcela al de al lado. Es algo que es posible, que se puede realizar, que hay que experimentar, y que no es totalmente nuevo, es decir, que a veces hay consenso. Desgraciadamente, los consensos que se observan a veces, es para guerrear. Se ponen todos de acuerdo para defender al país o para atacar al enemigo o algo así.
Aquí vamos más a esa revolución espiritual en torno a la consciencia, a la solidaridad, a la sintonía con la Creación, ese universo en el que estamos conformados. A esa posición del hombre como un fuego liberador, que a través de su Soplo Espiritual Sensible o Fuerza Sexual, va a ir generando las condiciones de Amor necesaris para estar en permanente liberación. Eso es lo que podemos insinuar –porque evidentemente, las cosas son mucho más complejas-.

Dentro de los resonadores especialmente activos en el momento actual resaltamos el punto SHEN, Shen Feng, Consagración Mental (23R), destacaríamos también para la misma sintonía de los trastornos psicoafectivos-emocionales, Lao Gong, Palacio de la labor, 8 de MC, como los dos resonadores que tendrían una aplicación inmediata ante esa ansiedad, ante esa angustia, desesperación, tristeza, consciencia de soledad, ante esa idea de culpabilidad, ante esa idea, en definitiva, de inquietud, de situación estresante por las condiciones en que se tiene que desarrollar y vivir en nuestra comunidad humana.

TUI ARRIBA; LI ABAJO

TUI: La alegría, el lago

LI: Lo adherente, el fuego.

Los cambios son ahora posibles

En tu día se te creerá. Cuando nuestra independencia interior es tal que los acontecimientos no nos inquietan, por muy adversos o beneficiosos que sean, adquirimos la confianza de los demás necesaria para lograr todo lo que queremos hacer. Cuando podemos mantener nuestro equilibrio durante un incremento de tensión o a lo largo de un empeoramiento de la situación, debido a un desafío, se manifiesta una “revolución” en nuestra situación y “encontramos fe”.

Aunque recibir este hexagrama puede significar que ha tenido lugar una revolución en nuestra actitud, también puede significar que es hora de hacer que ésta cambie. No se puede seguir progresando mientras esto no se lleve a cabo. Es como si hubiéramos estado practicando todos los movimientos para aprender a nadar y hubiese llegado la hora de levantar los pies del fondo. Cada paso difícil en el camino del progreso nos exige esforzarnos hasta el límite de nuestra capacidad. A cada paso hacia adelante se le llama revolución. La palabra revolución se usa porque todos los cambios se presentan en una atmósfera de confusión, desafío y riesgo. La voluntad de confiar en lo desconocido requiere coraje. La recompensa consiste en que nos liberamos de uno o más miedos que impiden que recobremos la completa armonía de la personalidad.

Al principio, el desarrollo de nuestra personalidad se podría comparar a las partes de un motor que espera ser montado. Eliminar los miedos y las dudas equivale a limpiar el óxido y otras impurezas que impiden la unión de las partes. Este trabajo es tedioso y difícil, por lo que la hora de la revolución nunca llega prematuramente; solo llega cuando estamos preparados para abandonar una duda o miedo en particular.

Recibir este hexagrama quiere decir que, aunque nuestra preparación para la revolución tiene lugar en el plano inconsciente, la revolución misma requiere dar un paso consciente. Por ejemplo, conscientemente abandonamos una costumbre que tiene su origen en el miedo; escogemos suspender la incredulidad en el poder de lo desconocido; o eliminamos un temor, sacrificamos el orgullo o disipamos una duda que nos está invadiendo. Al abandonar todas las defensas acostumbradas contra lo desconocido, confiamos en que su fuerza nos arrastre más allá de las dificultades en cuestión. En lugar de forzar una respuesta, tomamos el riesgo de afrontar el problema manteniendo una actitud correcta.

Recibir este hexagrama quiere decir, también, que como consecuencia de nuestro desarrollo, ha tenido lugar una revolución en nuestra relación con los demás. Con la tolerancia, el retiro y la adhesión a nuestro camino, damos acceso al proceso de revolución y crecimiento para ellos. El darán el “próximo paso” para mejorar, si continuamos nuestro camino. Dejémonos ser guiados, asegurémonos de que nuestros motivos sean correctos y necesarios, en armonía con nuestros pensamientos más íntimos, para que se manifieste lo que es universalmente justo. La victoria está asegurada por el poder de la verdad interior. Solo necesitamos esperar.

Deja un comentario