“LO UNO” SE RÍE CON NUESTROS PLANES …JA, JA.

Durante estos últimos 7 días – 7 – en los que no he compartido nada con ustedes he vivido en primera persona un  seminario intensivo de cambio de planes y cómo te lo tomas.

Y he tomado conciencia sobre todo de el poder de nuestra “propia” percepción para iluminar o amargarnos el día.

Y resulta que la percepción que tenemos de lo que vivimos no es lo que en realidad esté pasando sino nuestra propia interpretación de los hechos en base a la base de datos que nuestro sistema central dispone y esta base de datos, ja, ja… se base en lo que vivimos, lo que sentimos, las creencias, los programas… es decir imágenes, emociones… ja, ja… como para fiarse de la base de datos pero… el sistema central cree que es la mejor opción y así interpretará lo que ve, lo que huele, lo que… en base a lo que vivió, a lo que heredó, a lo que cree … nada nuevo ni con posibilidades de una respuesta diferente y creativa.

Claro, esto lo sabes de “cabeza” y hasta lo crees pero a ratos y a veces, a ratos largos, es como que “se te olvida” tó lo que sabías y te dejas meter tú solita en la boca del lobo del bucle emocional que provoca una percepción errónea.

¿Qué cómo se nota que la percepción es errónea (aunque a ti te parezca que tienes toda la razón del mundo para pensar y sentir lo que sientes)? Pues porque sufres.

¿Sufro? Estoy mirando de forma errónea porque miro para afuera y se me olvida que el afuera parte del adentro. Uy, eso son músicas celestiales pero luego en el campo de juego…

Pues ahí es donde practicar, en el campo de juego, ja, ja. Y eso han sido estos últimos 7 días…un campo de juego donde practicar esa limpieza de percepción. Recuerden que estamos en la onda encantada del mago… que seguro nos provee de una varita mágica para aclarar cuando estamos preparados.

El Finder y una servidora habíamos hecho planes, ja, ja. Y es raro porque no solemos hacerlos. Pero en este caso habíamos pensado pasar el finde – que aquí era largo porque el lunes era fiesta local – en un terrenito estupendo que habíamos estado limpiando el mes pasado y que por fin íbamos a “probar” para luego inaugurar.  No es igual estar un ratito aunque sea largo que quedarse por la noche… yo quería sentirme allí y sentirme.

Pasar el finde en medio del monte requiere de atención de preparación porque allí no hay nada así que imaginen cómo íbamos ¡ví a mis padres con el coche cargado hasta arriba cuando venían al pueblo de vacaciones desde el País Vasco! ¡Y era para dos días, ja, ja! Bueno, después de mucho ir pa´ca y pa´allá … salimos, paramos en la gasolinera que tenemos al lado a poner gasolina… y al ir a arrancar… el coche dice que na-nai, que de allí no se mueve, que él no va. Así lo oí yo.

Es gracioso porque en el momento que te das cuenta del “problema” – que no lo es – en tu mente se abren un montón de imágenes con todas las acciones que vas a tener que hacer – todas ellas alejadas de los planes – para seguir.

Mi experiencia con los coches es que tienen personalidad y saben. Cada vez que me ha pasado que un coche ha dicho que no iba a tal lugar… después he sabido que efectivamente no tenía que ir.

Así que, sabiéndolo pues ahora comienza la fiesta. El coche está parado en un puesto de la gasolinera, hay que moverlo, llamar a grúa (benditas sean)…. Todo el protocolo. A media mañana pero con un sol de justicia ya. La vida que es bondadosa siempre te pone una sombrita para resguardarte. ¡Bendita sea!

(Pasar un rato largo en una gasolinera, estando atentos… es otro seminario interesantísimo)

Y ahí, atenta, vas viendo cómo se despliega la magia con sonrisas, conversaciones, apoyos para mover el coche, para todo… Yo me partía de risa – para adentro – pensando que me había cabreado tanto porque salíamos tarde… ¿tarde? Y ahí empezó el seminario de la percepción que ha durado hasta ayer – y vete tú a saber, ja, ja.

He tomado conciencia de que por mi parte, al menos, cada vez que me he sentido rabiosa, enojada, cabreada… partía de una interpretación, de una percepción con los filtros de los programas, de las creencias en este caso de madre y padre pero da igual… de quien sea. Que en mi caso, además, tantas discusiones generaba cuando ellos vivían y que ahora yo repetía, creyendo firmemente que tenía razón ¡Anda! Y la cosa es que podía tener razón pero no para sufrir.

La toma de conciencia me ha llevado un ratito, ja, ja después de quitar mucha paja de mis pensamientos recurrentes.  Entre medias, la vida que como sabemos es bondadosa hasta para elegir los ritmos y los momentos – me regaló el otro día una conferencia de Enric Corbera con el título de “ El poder de La percepción” (¡y tanto el poder!) A esas alturas yo estaba todavía – aunque a ratos veía un rayito – metida en bucle emocional y cuando ví el título en una de las recomendaciones de you tube… supe que era para mí, que ya estaba la tierra preparada para sembrar de otra forma, con otra percepción.

Los programas heredados a los que somos fieles tienen conexiones miles y pujan por volver pero ahora ya los ves venir. Afortunadamente, la Vida bondadosa nos ha ido dotando de recursos, entre ellos la medicina china que te ofrece infinitas posibilidades para en definitiva percibir con más claridad. Y en la medida que los ejercitas… la claridad llega, no tienes que pretenderla ni buscarla, llega y ves.

Les comparto la conferencia de Enric, “El poder de La percepción”. Estoy segura de que a muchos de ustedes les llegará en el momento justo.

Gracias desde lo más profundo de mi alma por la permanente oportunidad de clarificar esa mirada que después genera la interpretación. Gracias.

Y gracias a ustedes. Un placer y un honor saberles cerquita.

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en ““LO UNO” SE RÍE CON NUESTROS PLANES …JA, JA.

  1. Gracias por compartir una buena experiencia!!!! He sido seguidora de Enric Corbera. Y estoy de acuerdo en lo de la atención……..estar atenta….que escuela en mi caso. En tu experiencia me he visto muuuuuchas veces y cada vez menos, afortunadamente!!!Buen día! Abrazos!

    • buenos días, Elena
      qué alegría que cada vez sean menos, eso es todo un regalo. Buen camino, viajera de luz en atención. Un gran abrazo, gracias por estar ahí

Deja un comentario

*