JOSÉ LUIS PARISE Y LA PAREJA

Buenos días, viajeros de luz ¡Desde noviembre que escuché la primera parte de una entrevista que le hicieron a J.L. Parise sobre la pareja… llevo esperando la segunda parte! ¡Y ayer me llegó! ¡Por fin! Se la voy a compartir así sin más, para que las puedan escuchar ya porque son interesantes, divertidas, profundas… Tengo notas para compartirles pero… me voy de viaje en un rato y prefiero hacerlo bien a la vuelta, sin prisas.  ¡¡¡Qué las disfruten!!! Es un plan buenísimo para este finde. Por cierto, que disfruten de las etimologías alrededor de la pareja, ¡buenísimas! Eso sí, después – es lo que tiene el saberlo – ya no podremos poner excusas, ja, ja.       

LA IMPORTANCIA DE UN SALUDO

Ya ven algo tan “pequeño” como un hola, un adiós, un buenos días, hasta luego… es además un alimento emocional que tiene – como verán – más de una repercusión en la vida cotidiana.  Cuando cojo el bus para subir a casa siempre me fijo en eso mismo: las personas entran y como ya ni tienen que pedir un billete pues es solamente poner la tarjetita en un visor y ya, no tienes que hablar con nadie. Y pienso, ¡un día nos quedaremos mudos! No sé si lo aprendí en Inglaterra o lo hago de por mí misma, ya no me acuerdo pero siempre saludo. Y en general los conductores se sorprenden. Allí, a pesar de ser un país tan hipócrita, saludan al entrar y al salir ¡y dan las gracias! Me quedaba admirada y cuando volvía a casa encontraba que éramos un país de brutos. Y ahora en los super donde  hay un vigilante pasa lo mismo… las personas pasan delante como si no existiera. ¡Y existe! Brindemos por ese despertar de conciencia que nos convertirá en lo que realmente somos y que parece olvidado: seres humanos plenos de humanidad.  Y como la red nos ofrece tanto, para saber … Leer más…