HO´OPONOPONO – herramienta sin par

Haciendo revisión de las entradas que en este tiempo he ido poniendo me he encontrado con que el 21 de marzo creí que había presentado esta herramienta de relación tan eficaz pero… ¡no la publiqué! ¡estaba en el borrador!

Será que todavía no sabía realmente cómo funcionaba y por eso no podía hablar de ella como lo hago ahora.

Para mi gusto y experiencia personal, si no hablamos de la medicina tradicional china que me fascinó desde hace años y ahora que la practico me tiene enamorá, si no hablamos de ella, el Ho´oponopono ha sido el regalo más eficaz que la vida me ha puesto este año. Fue Despertares quien lo presentó primero, allá por febrero ¡anda que no se han ido colocando piezas desde entonces! Gracias, Despertares.

Si entráis en Youtube y tecleáis la palabrita aparecerán un montón de videos del dr. Hew Len a propósito de este recurso de relación y sanación procedente de un lugar que está en el inconsciente colectivo – al menos el de estos lares – como lugar de ensueño: Hawai. Resulta que por aquellas tierras los “antiguos sabios” vieron que cuando había un problema entre dos personas la energía de enfado y mala vibración se extendía a todo el grupo. Para deshacer entuertos utilizaban este recurso. El dr. Len se hizo muy conocido por “haber vaciado” una planta de un psiquiátrico de enfermos mentales con los que no sabían bien que hacer en la institución. Entrad en los vídeos, son muy interesantes.

A continuación encontraréis uno de los vídeos del Dr. Len

y la conferencia dada en Madrid por un terapeuta inglés – perdón no recuerdo el nombre – que habla perfectamente en español y que estaba presentando este recurso dentro de la formación que hace en su centro.

 

De lo que he escuchado al respecto me ha parecido lo más clarito para entenderlo bien y sobre todo para saberlo practicar – muy importante. En mi experiencia ha sido sinceramente milagroso y voy entendiendo por qué:

  • primero, reconozco que todo aquello que pasa en mi vida es fruto de mis pensamientos y creencias (como ya sabemos por Corbera, la mayor parte de ellas codificadísimas por educación, religión, ciencia, política…creemos que actuamos libremente y sin embargo lo hacemos en base a un software al que ni siquiera sabemos que tenemos acceso para revisarlo y actualizarlo).
  • Segundo, si es así, son mis creencias y mis pensamientos los que tengo que limpiar, limpiar precisamente de todos esos códigos…
  • Tercero, el lugar desde donde parto es desde la humildad del que se reconoce respons-able y no desde el lado de la víctima que cree que le ocurren las cosas por mala suerte o así y sobre todo hay un culpable que no es él mismo.

Claro, ahora llega la cuestión: vale, yo reconozco que… y con eso ¿qué hago? ¿cómo hago? Por otra parte, la mayor parte de terapias conocidas en Occidente  pasan por buscar en la mente, por usar la voluntad… ¡y eso es difícil! (Bendita medicina china cuando la descubrí y empecé a entender al ser desde la “sencillez” de ser un cuerpo de luz al que se puede acceder desde múltiples perspectivas sin tener que pasar por esa voluntad, ese estudio de la mente que no te lleva a ningún sitio si no sabes el cauce).

Bueno, a lo que vamos. Imaginemos que yo tengo una mala historia con mi madre (y en este caso el ejemplo es real y el resultado también y por eso digo que es milagroso), que lleva enquistada años y no sé muy bien cómo disolverla porque cada vez que lo intento lo estropeo más por lo tanto el método debe ser “irracional”, el lenguaje será de otra forma porque con el de siempre el resultado ha sido siempre catastrófico.

Si me pongo en disposición de utilizar este método ya he aceptado que la responsabilidad de esa relación es mía (suya también, de su lado, pero mía porque a mí me afecta y está en mi realidad).

Entonces, me siento, me tumbo, cierro los ojos (al principio es más fácil así, yo ahora ya lo puedo hacer en cualquier lado, con ojos cerrados o no…) y pido al “niño interior” – al que permanece lleno de “basura mental de creencias, códigos…” que nosotros le hemos ido poniendo encima que por favor – pida a la Fuente, a la Creación, a … que nos ayude a “limpiar, disolver… los pensamientos-creencias erróneos que han dado lugar a la situación que presento“. El niño interior está encantado de hacerlo porque supondrá quitarse un montón de capas que le impiden  jugar, bailar… y si lo haces conscientemente, en ese momento que la Fuente ya está enterada de que tú quieres disolver esos pensamientos erróneos que han causado se siente desde la cabeza a los pies una especie de corriente liberadora muy agradable.

Y para culminar dices a esa persona – en tu imaginación, eso es lo guay que no tienes que enfrentarte a la persona en cuestión y volver a liar más la madeja, no, esto se hace a nivel fractal, a nivel de ondas mórficas, a nivel inconsciente que a todos los lugares llega… – pues dices a esa persona:

  • LO SIENTO
  • PERDÓNAME
  • GRACIAS
  • TE AMO

Los resultados son espectaculares – al menos en mi experiencia y por lo que he constatado con otras personas. De repente, aquello que estaba tan enconado como si alguien hubiera soplado… llegas un día y para empezar tú ya no sientes lo mismo que sentías y ves que ella – mi madre, en este caso – tampoco se dirige a mí de la misma forma y que me dice… y que hace… ¡¡¡Uau!!!

Of course, no es de hoy para mañana, se necesita perseverancia y sobre todo humildad, humildad de reconocer que lo que vivo lo creo desde mi forma de entender, creer… desde mis creencias y que esas creencias están llenas de “basura” emocional que hay que limpiar.

Ah, mucha atención: no se trata de limpiar la basura de otros, no. La basura está en nuestra casa, es desde ahí de donde sale el mal olor. Tengo un amigo que después de meses de conocer el Ho´oponopono, un día hablando me dice “sí, estoy todo el día limpiando, que los otros no tengan basura para que a mí no me llegue”. Ya, pues no. Lo que hay que limpiar es lo de uno, los pensamientos de uno mismo, las creencias de uno mismo.

¿Se entiende? Bueno, afortunadamente tenéis la conferencia para comprenderlo mejor. Y a continuación os dejo también la presentación que hizo Despertares del método.

Gracias por la oportunidad

Fuente: http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2011/10/31/hawai-el-milenario-metodo-de-sanacion-hooponopono/

 

HAWAI, EL MILENARIO METODO DE SANACION HOOPONOPONO

hooponoponoHooponopono – un método hawaiano de sanación basado en el conocimiento ancestral que ha estado siempre en los niveles más altos de todas las tradiciones espirituales y religiosas, de que no existe nada fuera de nosotros.

Cada uno de nosotros somos los creadores de nuestro propio universo que compartimos con las figuras de nuestro ensueño. Así pues, la nueva conciencia exige escaparse completamente de la vieja visión del victimismo. No somos víctimas puesto que cada uno de nosotros somos los creadores de lo que vemos fuera. “Vemos fuera nuestros propios pensamientos” “Oímos nuestras propias voces” (Un Curso de Milagros) El método Hooponopono, recogiendo este conocimiento ancestral, propone un método de sanación “revolucionario”: nadie sana a nadie.

Cuando un terapeuta se encuentra frente a un “paciente”, lo único que puede hacer es perdonarse a sí mismo por ver esa enfermedad fuera. A través de la corrección de la mente del terapeuta a través del perdón a sí mismo, es como se abre la puerta a la sanación de lo de fuera.

Hooponopono .. borrar memorias – Dr. Hew Len

Es de “vital” importancia que TU “despiertes” y te des cuenta quien en realidad eres…  Tus memorias son el origen y la causa de tus problemas..

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en DESPERTAR, HUMANISMO, NEUROLINGÜISTICA, SALUD y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s