PONER CONCIENCIA

25-_el_gato_que_medita

Después de estar en un curso intenso como el del pasado fin de semana, con Miyo en la escuela Crisgaia, dedicado a recapitular  –  y para eso es imprescindible s-e-n-t-i-r (cosa nada fácil aunque sencilla) –  lo normal es se vayan cayendo fichas a medida que pasan los días. “Pequeñas” tomas de conciencia que hacen vibrar tus células con otra información. 

El lunes por la mañana, al despertar, en mi mente había “no alimentar a los depredadores”. ¡Jolín, para empezar el día… ja, ja!

Miyo habla muchas veces de los depredadores.

Entre ellos son,  para mí, las emociones congeladas en el pasado por el conflicto que fuera, habitualmente vivenciadas en relaciones con los cercanos: familia, amigos, compañeros, profesores, jefes…  Y esas emociones necesitan alimento para seguir ahí congeladas y que en un momento dado tú las sientas y les hagas un repasito de recapitulación – de la forma que cada uno encuentre – para descongelarlas con la toma de conciencia y así tener una mínima oportunidad de liberarlas. Las oportunidades se van haciendo más grandes a medida que, con ganas, nos dedicamos a ello porque sentimos que de no hacerlo, la vida es un cuento “malo” pues esas emociones congeladas por algo que pasó, algo que vivimos, algo que “nos” hicieron…, sino las liberamos,  pedirán alimento para seguir vivas y eso se traduce en vivencias al rededor de esas emociones. ¡Chungo! Eso hará que se retroalimenten una y otra vez las mismas emociones que al final se mezclan en un ovillo llamado “miedo” que nos limitará, como poco. 

Y eso…  no trae cuenta, ja, ja. 

Una de las claves para que esos depredadores ni se acerquen es el silencio – mental -, el estar en conciencia aquí y ahora. El meditar, respirar (un organismo bien oxigenado está libre de todo mal) y sobre todo el hacer las cosas de lo cotidiano, que es lo más “difícil”, con intención, con conciencia, con mi presencia consciente. Ahí no entra nadie ni nada …que no esté en tu misma frecuencia.

Cute little red kitten sleeps on fur white blanket

5 formas en las que la meditación mejora la vida

La vida es sagrada por lo tanto nuestro hacer también lo es… si así lo intencionamos, si así lo invocamos. Durante el curso, cualquier actividad se abría y cerraba (muy importante el cerrar) con un ritual, con una invocación, con … intención. Es la intención, el invocar… lo que atrae, lo que convoca. Si no… vamos como a lo bobo y luego nos quejaremos de que no funciona… y es que nuestra energía se pierde por el sin fin de agujeros que se abren. 

Así pues, viajeros de luz, mi compartirme hoy es para recordar-nos el poner conciencia a lo que hacemos, a lo que miramos, a lo que pensamos, a lo que sentimos. Más… de no poner conciencia… no sentimos… y la vida se hace gris y confusa. En el dormir también es importante ponerla, no se olviden. 

Poner conciencia.

Clave imprescindible para sentir. Ja, ja… imprescindible para “mentales” sobre todo. Durante el curso, ví que era más mental de lo que creía… así que para mí, la primera. 

Gracias por la oportunidad. 

Gracias, gracias, gracias

 

 

 

 

 

Deja un comentario