CALENDARIO ORACULAR: HEXAGRAMA 18: EL TRABAJO EN LO ECHADO A PERDER

Kên: el aquietamiento, la montaña

Sun: lo suave, el viento

Corregir hábitos mentales decadentes

y tolerar lo que se ha echado a perder en otros

En base al calendario oracular creado y desarrollado en la Escuela Neijing por el Dr. Padilla Corral, desde el pasado día 7 hasta la próxima luna llena, entramos en el hexagrama 18: El trabajo en lo echado a perder. El trabajo en lo inútil.

El I Ching tiene un lenguaje no precisamente fácil y para comprenderlo es necesario volver y volver a él. Casi siempre comparto la visión de Carol K. Anthony porque “la entiendo” aunque tenga que leerlo más de una vez para irme haciendo la imagen.

Este hexagrama, el 18, tiene un título extraño y la primera imagen que nos ofrece este hexagrama para explicarnos el título,  la de una escudilla llena de gusanos… es más extraña e inquietante. Cuando ya hay gusanos… está todo perdido. Parece.  Sin embargo, una vez leído y leído, llegamos a la visión de que precisamente es esa labor perseverante en lo que parece que es inútil porque no tiene remedio – entre otras cosas nuestros altibajos, nuestros dejarnos llevar por los “inferiores” en referencia al ego comodón de “aquí me quedo porque soy así y ya”, nuestro no reconocer “lo nuestro” y dudar de que eso mismo – casi siempre lo mismo si nos ponemos en serio – el otro o la otra no va a poderlo solventar o incluso más allá, no lo va a poder solventar sin nuestra participación.

He compartido en el facebook de “El lamento no viene a cuento” algunos artículos que nos advertían de que durante este tiempo, hasta casi octubre, hay muchos elementos astrológicos en retrógrado, en oposición…. Es decir, por todos lados, nos indican que la labor que nos atañe en estos momentos está dentro, es interior de cada uno… y no tanto fuera. El I Ching nos recuerda y nos avisa de eso todo el rato: es nuestro auto-alinearnos lo que detona la resolución de los conflictos, no al revés. Es nuestro re-visarnos y re-conducirnos lo que con-vocará al Poder Creativo. Sin embargo, y como ejemplo de lo contrario,  nos dice que la duda es la energía activa destructiva más efectiva para estancarse y enfermarse de rencor, desesperanza, miedo… emociones nada recomendables que precisamente con-vocarán de todo excepto al Poder creativo.

Aquí las palabras literales:

Si esta línea se refiere a la conducta decadente de otra persona, debemos desligarnos, confiando que encontrará su camino solo, aunque éste sea peligroso. Si dudamos de su habilidad para crecer y corregirse a sí mismo, nuestra duda inhibirá su habilidad para rescatarse a sí mismo. La duda es una fuerza activamente destructiva, que encierra a la gente en un círculo vicioso de estancamiento. Dudamos de la gente cuando vigilamos con nuestra visión interna para ver si progresan.

 

Ah, y muy importante para “mentales”: en este hexagrama, y por eso esta vez he incluido la explicación de todas las líneas y no solo la imagen global del hexagrama, nos dan sugerencias “correctas” para tratar con personas – o con nosotros mismos si así lo hacemos – que nos tratan incorrectamente. Claro, no es la varita mágica que algunos quisieran porque requiere la decisión y un proceso de “desligarnos de” y eso, algunas veces, no estamos dispuestos – todavía – a ello. En realidad, el Universo es tan bondadoso que “con la intención basta”, es decir, incluso errando en la práctica para después volver a lo “correcto”… el camino se sigue abriendo. Cuando se cierra es cuando parece que “no va contigo”, que “son los otros los que tienen que cambiar, que dar el paso”… esos pensamientos de nuestra narrativa mental.

La sentencia global dice lo que nos toca perfectamente:

Corregir hábitos mentales decadentes

y tolerar lo que se ha echado a perder en otros

 

Corregir, que no castigar (y eso implica que no hay culpa ni culpables), hábitos mentales “decadentes”: ja, ja, no crean que lo decadente es algo muy allá pues uno de los hábitos que nos da como ejemplo es el de dudar: dudar de la Vida es lo que polariza las vivencias para confirmar esa duda… que no al revés: por ejemplo, la creencia de que “la gente va a lo suyo” se proyecta en vivencias en las que sientes y vives que “cada uno va a lo suyo”. Y no es al revés, aunque nos cueste aceptarlo o incluso verlo. Nos cuesta porque no terminamos de ver y reconocer nuestras creencias, casi todas inconscientes y acuñadas en nuestros “primeros tiempos” como personita y en los “primeros tiempos” como sociedad. Así que se ha montado un “guirigay” de creencias inconscientes constantemente proyectadas en nuestra vida de cada día que lo que hacen es confirmarnos en esas “creencias” y decimos aquello: “¿ves cómo tenía razón?”. Es una tentación pensar así pero… no funciona de esa forma así que no ha lugar. Buena gana. Por ahí siempre nos damos con la misma pared.

Y tolerar, que no aceptar, es decir respetas “el desde dónde” del otro, pero no tienes que seguir ahí oliendo lo echado a perder. Te retiras, corriges lo que hay de eso en ti y el Camino dirá luego. No intentas “influir” en otros porque lo que te toca es reconocer y corregir lo tuyo. Ellos tienen su proceso. No es el tuyo.

Importante colofón a esto:

Tan pronto como nuestro punto de vista es correcto, el poder de la verdad interior se activa para corregir el problema.

Tan pronto como nuestro punto de vista es correcto… no antes. Y esa corrección es propia, nadie la puede hacer por nosotros porque esa percepción “correcta” es una frecuencia que al proyectarse abre otras “soluciones” con las que no contábamos, abre otros caminos. Y esa frecuencia pertenece al sentir así que no hay forma de “engañar” al campo cuántico: o lo sientes o no. O sientes la paz o no la sientes y si no la sientes, no hay transformación y nos parece que “no funciona” o que …

El camino empieza y abre desde ti.

Esta vez he incluído todas las líneas también porque en la explicación de algunas hay un re-cuerdo de lo transgeneracional que tanto nos gusta. Y nos explica lo que pasa cuando toleras, rectificas…  lo echado a perder por el padre, por la madre (siendo éstos el padre, la madre pero también simbólicamente más allá de las personas físicas) poniendo ejemplos en los que, estoy segura, se van a ver reflejados con lo que conlleva de pistas para el camino de cada uno.

Por ejemplo:

La influencia de la madre representa los miedos inculcados que hacen que la gente responda a la tradición y a la forma, en lugar de responder a su percepción interna de la verdad. … Mientras no vea estos miedos, los protegerá y los proyectará sobre los demás, a veces violentamente

En este hexagrama también nos recuerdan la “conveniencia” de retirarnos de una situación, de una persona… cuando creemos que así debemos hacerlo para salvaguardar nuestra dignidad, nuestra esencia. Y sin embargo, en la realidad, sabemos que a veces, aunque sepamos que deberíamos de retirarnos… ahí seguimos.

Si vacilamos al apartarnos de una situación, cuando ésta lo requiere, necesitamos preguntarnos por qué tenemos miedo de hacerlo. ¿Tenemos miedo a desapegarnos de la gente, a dejarlos ir solos, a poder soportar la situación? ¿Es que el apartarnos parece demasiado duro o inútil? ¿Es que creemos que debemos ignorar el mal en los demás? ¿O es que hacemos lo que ellos quieren, aunque nos haga sentir incómodos y lo creamos incorrecto?

Este “apartarnos” que nos sugieren en este hexagrama es la base de las cuarentenas necesarias, fundamentales para salir de un proceso adaptativo de salud, por ejemplo. Lo que no quiere decir que te apartas porque estás “en contra de” sino para re-componerte tú. Una vez hecho ese proceso de “re” ya sabrás, porque lo sentirás, qué debes hacer.

El apartarnos es correcto porque solo cuando somos libres y firmes en cuanto a continuar nuestro camino, podemos afrontar la situación correctamente. Una vez liberados, debemos cuidarnos de no ser críticos y de no caer en la tentación de perder la esperanza en la gente o de abandonar nuestro deber de rescatarnos. Nos erguimos para mantenernos correctos y negar a los egos de los demás las bases para continuar con el proceso pernicioso.

No debemos temer que el proceso de auto-desarrollo nos lleve al aislamiento de los demás o a la pobreza; estas opiniones son opresivas: desarrollándonos será posible el rescate de los demás.

Solo al desarrollarnos y servir a aquello que es superior (la Verdad Universal), podremos obtener la unión con los demás.

Y como todo lo auténtico coincide, ayer me decía una mujer que entre otras cosas interesantes, lee registros akásicos que hasta octubre es menester ir hacia adentro para re-alinearnos.

Así que, viajeros de luz, les deseo un feliz viaje a su interior. De ahí saldrá la fuerza con que posicionarnos en el lugar adecuado para nuestra alma.

Gracias a la Escuela Neijing por esta herramienta para nuestro conocernos y evolucionar. Como he sugerido en otras ocasiones, una forma de alinearnos en cada tiempo oracular, es hacer el qigong de este hexagrama o dibujarlo o visualizarlo o danzarlo… con la intención de que el significado intrínseco de estos trazos partidos y enteros nos vayan impregnando “de a poco” como hace la fina lluvia.

Buen camino, viajeros de luz.

 

 

Deja un comentario

*