LLEGA LA MAGIA DEL SOLSTICIO

Las religiones oficiales lo enmascararon casi todo y así en estos días, en la cultura que nos ha tocado vivir, celebramos el nacimiento del hijo de Dios. En el norte nos pilla en invierno, en el sur les toca en verano. Sin embargo, la celebración real es el nacimiento de la Luz, el día de Navidad.

Desde el solsticio de verano, el día de San Juan con su noche más larga y el día más corto el sol se va yendo a dormir cada día un poco más pronto hasta el día 25 que empieza a crecer poquito a poco hasta llegar  de nuevo a junio. En el sur, las idas y venidas del sol y la tierra son al contrario, ahora es el día más largo.

Lo curioso, cuando no se sabe, es que durante 3 días, tanto ahora como en junio, el día dura exactamente lo mismo, no mengua. Es como si necesitaramos 3 días de parón para poner las cosas a punto antes de volver a nacer, antes de volver a crecer la luz. Es como el tiempo de crisálida particular de la tierra y el sol. 3 días de quietud, de no ir más allá, de estarse quieto… para el día 25 volver a crecer. 

Hoy es el comienzo de esos 3 días. Exactamente el solsticio ocurrirá a las 17:28 hora española. Y como no es un asunto cualquiera ni un momento común, les proponemos un ritual que el Finder, en su labor de encontrar – que no de buscar – me presentaba hace unos días. 

Todo comienza con limpiar, con la limpieza de la casa, el lugar donde estoy… Desde que hace años comencé a interesarme por el feng shui, la limpieza de la casa la hago con mucho gusto porque esa actitud de limpiar fuera favorece sin que uno tenga que hacer nada especial… la limpieza interna, la purificación de lo interno, de lo de por dentro. Así pues, mientras ayer limpiaba los cristales de mi habitación – que es una tarea que no me gusta habitualmente – se me llenaba el corazón de alegría sabiendo que eso estaba haciendo lo suyo por dentro. Genial. 

Y después, dedicaremos unos ratitos a embellecer la casa, la habitación donde lo haremos… estos tiempos nos ofrecen recursos naturales ilimitados para ello, piñas de pino que podemos pintar o espolvorear con purpurinas, hojas antes de caerse del árbol, nueces, castañas… hay de todo, amén de objetos comprados. 

Vale, pues vamos a por la descripción de ese ritual. Luego cada uno puede adaptarlo a su manera de hacer las cosas, lo único que se nos pide es estar presentes, conscientemente presentes. Y también se nos pide darle una pensadita al año, a lo que hemos vivido de bueno, de regular, de menos bueno… agradecerlo todo pues todo ha sido nuestro alimento y después idear el nuevo, pensar y sentir qué podemos hacer para atraer más luz a nosotros, a los que nos rodean y al mundo. 

Es un buen acto para hacernos conscientes de nuestros pasos, los pasados y los que queremos que nos conformen. Ya se encargará el sistema de atontolinarnos si nos dejamos, al menos que de nuestra parte pongamos la consciencia y el agradecer a todo y a todos. 

Un placer, viajeros de luz. Que la Luz sea con todos y cada uno de nosotros. Eso sí, recuerden, para ver la luz… hemos de pasar por la oscuridad y agradecerla. 

Gracias infinitas por su presencia y por compartir de a ratos el camino. 

Gracias, gracias, gracias

Les propongo hacer hoy, día del Solsticio de invierno un ritual muy simple pero poderoso. Para ello, utilice algún tipo de decoración especial. El día de hoy no es un día cualquiera. Muchos ya tendrán su árbol de navidad y adornos davideños colocados en casa. Pero si no celebran la navidad, no importa, basta tener una zona donde poder colocar algunas velas. La mesa de comedor con un hermoso mantel puede ser suficiente.

  • Coloque un recipiente, preferiblemente de vidrio, en el centro de la mesa. Llénelo de agua, coloque algunos cristales de cuarzo en su interior, y una vela de color naranja o dorada (si tienen purpurina dorada alrededor mejor).

     

  • Alrededor del recipiente, coloque tantas velas como participantes de la reunión, pues cada uno tendrá la suya.

 

 

  • Coloque también como mínimo un par de hojas de papel (si son de color negro mejor) y un bolígrafo de gel para cada uno.

 

  • Puede colocar incienso, que ayuda a limpiar el ambiente y mantiene la energía por más tiempo.

 

 

  • Prepare un pequeño recipiente con aceite de masaje de buena calidad donde coloque unas gotas de algún aceite esencial que le guste y algo de purpurina dorada. Los aceites más adecuados, por orden de importancia, serían mandarina, naranja, mirra, rosa o pino. SOLAMENTE  emplee uno de ellos, no mezclas. Es NECESARIO usar aceites de buena calidad recomendados para tratamientos de aroma-terapia pues se aplicarán sobre la piel (no PUEDEN usarse aceites para lámparas, velas, aromatizadores, etc).

 

  • Si lo desea, puede poner algo de música sacra.

 

 

 A medida que lleguen los invitados, ofrézcales una infusión de hierbas. Es bueno presentar a los que no se conocen para crear un ambiente de camaradería y socializar un poco antes del ritual, de forma que estemos calmados física y mentalmente para ello.

Cuando considere necesario, colóquense alrededor del lugar que se ha preparado y decorado anteriormente. Apague todas las luces y encienda solo la vela central (la que se encuentra en el recipiente con agua).

Cada participante deberá hacer un balance del año y escribirlo en una de las hojas.

Hacer un énfasis especial en todas aquellas cosas de las cuales quiere deshacerse, todos los eventos negativos que ha vivido en este periodo, todos sus miedos ocultos. Tratar de colocar al lado de cada uno de ellos algo positivo asociado y aunque le sea difícil,  agradecer a cada uno de estos momentos o situaciones  difíciles: ellos han estado ahí para enseñarnos nuestra propia oscuridad, para que veamos cómo somos realmente, como reaccionamos ante ellos, que es lo que hemos creado con nuestros pensamientos, nos muestran la oscuridad total que será capaz de hacernos desear la Luz y mantenerla.

Permanecer unos minutos en silencio, con los ojos cerrados, para poder apreciar y honrar a la oscuridad. Cuando todos hayan terminado, quemar cada uno su papel escrito usando la llama de la vela central, que representa la Luz, y a medida que se va quemando el papel sentir como toda esa oscuridad se van trasmutando y convirtiéndose en luz.

¡Ahora ha llegado el momento de dar la bienvenida a la luz!

Cada uno enciende su vela usando la llama de la vela central. A medida que lo hacen, intenten sentir y piensen:

¿Cómo puedo atraer luz a mi propia vida?

¿Cómo puedo avivar mi propia luz interior?

¿Cómo puedo ayudar a iluminar a quienes amo y están a mi alrededor, en mi radio de acción inmediato?

¿Qué puedo hacer para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor?.

 

Haga un esfuerzo consciente para incrementar la cantidad de luz que eres capaz de crear.

En la otra hoja, escriba que sus deseos para el próximo periodo. Visualice su intención, aquello que quiere lograr. Tenga presente que debe pedir en total 21 deseos: 7 deseos personales, 7 deseos para sus amigos y familiares, 7 deseos para el mundo en general. Adorne el texto con dibujos, símbolos, figuras. ¡Esto es una celebración!

Cuando concluyan todos, ir colocando cada uno su vela alrededor de la vela central, dentro del recipiente con agua. A medida que lo hacemos, agradecemos todo lo vivido y damos gracias por seguir estado vivos y haber podido superar los retos que se nos han presentado.

Aquellos que lo deseen, pueden quemar también esta hoja. De lo contrario, conservarla hasta el ritual del próximo año.  

Para finalizar, cada uno de los participantes colocará algo de la mezcla de aceites y purpurina dorada en la cara, brazo o manos de cada uno del resto de los presentes. Al hacerlo, bendecirlos. Esto es una manera simbólica de representar como repartimos nuestra Luz y como recibimos la Luz de los demás…….

Fuente: https://astromandalaspmolina.wordpress.com/2010/12/21/ritual-para-el-solsticio-de-invierno/

 

Deja un comentario