CALENDARIO ORACULAR: EL PROGRESO. HEXAGRAMA 35 DEL I CHING

Una de las herramientas que personalmente uso procede de la Escuela Neijing donde realicé mi formación en medicina china. Que alguien lúcido y sabio nos transmita una herramienta sencilla y potente para poder comprender, guiarme, orientarme… en la inmensidad… es un regalo de agradecer y por ello más transmisible. 

 

Es el Calendario Oracular que se basa en El libro de las Mutaciones o I Ching – oráculo donde los haya – y el Ajedrez Oracular que es una creación original de la Escuela Neijing.

 

Cambia cada luna llena desde el 21 de diciembre y en base a trazos que componen hexagramas chinos, cada luna viaja bajo un título que supone un sentido, una orientación. 

 

El hexagrama en sí ya es una herramienta, un recurso, pero es que el calendario oracular  además viene acompañado de otras herramientas como resonadores (puntos de los canales) a utilizar en abordajes terapéuticos. 

 

Esta luna llena dió comienzo a “El progreso. La trascendencia del instante”, hexagrama 35 del I Ching. 

Este hexagrama tiene un título en apariencia prometedor: El progreso. Y si vemos la imagen que sugiere el hexagrama: el sol ascendiendo – progresivamente – por encima de la tierra… incluso podemos sentir ese progreso suave y seguro. Y la verdad, es gratificante saber que “por un ratito” todo es favorable para ese progreso después de tanto astro en cuadratura, en retrógrado, ja, ja. 

Los chinos son geniales porque su lengua no son palabras, son ideas, son imágenes y el  sentido de esa imagen es más amplio que el de una sola palabra porque si sentimos el sol subiendo desde el horizonte… el significado se aleja de el sentido que nosotros seguramente le damos a la palabra “progreso” que podría significar “ir a más”. El sol no va a más, el sol hace su giro, su camino y ya. Eso sí, no se olvida de brillar o no se queda absorto con la idea de su progreso en el cielo o no duda de su brillo. 

Y otra genialidad de la cultura oriental es ese constante vai-ven y movimiento entre el yin y el yang, entre opuestos pero complementarios.  Y así algo que parece tranquilo, prometedor, suave.., si vamos a la explicación de este hexagrama – que encontrarán más abajo – este hexagrama – en apariencia suave – nos pide atención, mucha atención y humildad pues esa luz que va iluminando la tierra que estaba en la oscuridad de la noche, pone de manifiesto aquellas prácticas llevadas a cabo en la oscuridad que no son luminosas. 

Por poner un ejemplo burdo: en mi barrio, a dos casas más arriba, vive una familia de mucha gente. Son casas bajitas así que cada noche antes de irme a dormir salgo a la calle, a veces para ver la luna, a veces para ver si veo al Suri – así se llama el gato que tiene a bien venir a veces por casa, ja, ja -, para despedirme del día… y muchas veces a la puerta de esa familia no hay nadie, todo parece tranquilo. Pero… al día siguiente al levantarme hago lo mismo: salgo a la calle para respirar el fresquito, para saludar a los pardales que esperan que les eche el pan… miro para esa casa y la mayoría de los días veo botes de cerveza a la puerta, bolsas de patatas fritas …. ¡Coño, pero si parecía que estaban ya en la cama! (Me río porque ellos no lo ven, cuando se levantan, el barrendero ya ha recogido todo lo que dejaron ellos desperdigado por la calle). 

Es decir, que la luz saca a relucir aquellas prácticas “no tan favorables”

Y ¿cuáles son aquellas prácticas no favorables? A continuación les detallo algunas que la autora de la fuente que hoy comparto nos explica: 

“Cuando esperamos o exigimos cosas de la gente;

Cuando exigimos recompensas del sabio por nuestro buen comportamiento;

Cuando usamos el tiempo del progreso para acaparar poder e influencia para nosotros mismos;

Cuando nos abandonamos a la comodidad de la situación en lugar de hacer lo correcto;

Cuando justificamos nuestro capricho poniendo la responsabilidad en el I Ching;

Cuando buscamos formas de omitir nuestra responsabilidad de decidir qué debemos hacer a otros y cuando nos abandonamos a los sentimientos de la ira o la frustración. El ego está a nuestro lado en cada oportunidad, buscando gloria, comodidad y una razón para existir O UNA RAZÓN PARA ABANDONAR EL CAMINO. 

He escrito en mayúsculas esta última frase para recordarnos que el ego tiene muchas caras. Casi siempre asociamos al ego (amén de otros muchos significados pues el ego es como un cajón de sastre)  con “arrogancia”, con exceso de brillo… Y se nos olvida – porque el ego sabe cómo camuflarse, ja, ja – que todas esas veces que estamos tentados a tirar la toalla, a abandonar un camino “honesto”… también nos acompaña el ego que no se quiere perder la fiesta de nuestra frustración. 

Y si soy honesta, he de decir que este hexagrama, de apariencia suave me cuesta entenderlo mentalmente porque habla de no interferir, de no focalizar en un objetivo (ja, ja, en un mundo donde nos empujan a gestionar, planear, planificar, focalizar…) y mi “yo chiquito” lleva desde ayer que leí la explicación como en estado de shock, y me he escuchado varias veces: “pero, entonces ¿qué hago?” 

Ja, ja. 

Bueno, el dictamen del hexagrama, como el resumen resumen, nos lo aclara: 

Ilumina tu clara virtud, el objetivo es seguir el camino

Es decir, no hay que hacer nada. Nada me refiero a nada que busque inteferir, influir… en que las cosas salgan en un debido momento y de la forma que yo quiero. Como dice José Luis Parise: tú ocúpate del qué y deja el cómo al Universo. 

Sin embargo, nos gusta pensar, idear, planificar el cómo (ja, ja, medio olvidándonos del qué en muchas ocasiones)  y si hacemos memoria nos daremos cuenta de que casi nunca los cómos del Universo se parecen a los cómos que habíamos pensado. Los cómos forman parte del Misterio. Eso sí, el qué es responsabilidad absoluta de uno mismo. Si porque el “yo chiquito” te dice que es muy difícil, que mejor… abandonas y te dedicas a revolcarte en la frustración… el cómo del Universo desde luego se perderá en la inmensidad del Vacío. 

Así pues, viajeros de luz, tenemos un mes – hasta la luna llena que viene – donde todo es favorable para ese “progreso”. Ja, ja, atención porque el Universo hará progresar aquello que pongamos en juego: si es frustración, rencor, rabia… miedo… lo hará progresar infinitamente también. Y eso no quiere decir que no debemos sentir esas emociones, al revés, las emociones solo se liberan atravesándolas, sintiéndolas. Si te las quieres saltar – para progresar espiritualmente, ja, ja,  – se recrudecen más porque estás ocupado en meterlas debajo de la alfombra y que no se vean. Vívelas, atiéndelas y permite soltarlas. Ellas solas se van y el “progreso” se da naturalmente – que es de lo que se trata, que se dé desde dentro de forma natural. 

Por otro lado, la Escuela Neijing, de la mano de su director, el Dr. Padilla, junto con la herramienta que ya de por sí es potentísima del hexagrama y su significado, nos ofrece el “plus” de resonadores  – con su nombre alkímico – activos durante este tiempo y que favorecerán ese “progreso”

He elegido 3 por sus nombres alkímicos (anda que no hay diferencia entre nombrar el punto del canal con su nombre al que acude puntualmente que decir el número del resonador como hace la escuela francesa, por ejemplo. Nada que ver). 

La idea era compartir imágenes de las localizaciones pero… hoy el sistema no me deja cargarlas. Así que lo haremos un poco de forma “primitiva”, ja, ja. Si otro día puedo cargarlas, las encontrarán más abajo. 

El primero de ellos es Yin Men: Puerta de la Prosperidad. ¡Uau! con ese nombre debería de ser incluido en todos los cursos y talleres sobre abundancia que hay! ¿Hay una puerta de la Prosperidad en mi cuerpo y yo a uvas? ¡Pues vamos a abrirla!

Para las personas mentales, racionales, es un recurso genial porque no tienes que hacer nada mentalmente. Puedes confiar, puedes dejar de pensar que tienes que… Vas al punto, lo llamas, lo activas y te permites confiar en que esa estancia, en este caso la 37 canal de Vejiga, que tiene una función por el nombre… hará su función. Y la hace. Este resonador está en la parte de atrás del muslo, en la línea media de la pierna, a 7 dedos colocados de forma transversal desde el pliegue del glúteo. 

El segundo es Shou San Li: La Divina Indiferencia Celeste. La estancia 10 de la Vía de Luz del Intestino Grueso. 

¡La Divina Indiferencia Celeste unida al Intestino Grueso! ¿Qué función tiene el Intestino Grueso? Entre otras, deshacerse de lo que ya no le es útil al organismo y que si no se evacúa… te envenena. Y eso hace a residuos sólidos y a emociones sutiles. Si no dejo ir… se convierte en rencor… y el rencor envenena el organismo. Ese permitir dejar ir lo que ya no me es útil a mi organismo para que ejerza su función…es un paso imprescindible para “progresar” en ese sentido de Iluminar nuestra más clara virtud. Por otra parte, si atendemos al nombre alkímico, La divina Indiferencia Celeste – que la hay terrestre, la estancia 36 del canal de Estómago,  y que es el top top de los puntos de acupuntura, ja, ja – nos habla de esa otra cualidad a fomentar en este tiempo de progreso: la confianza. Dejamos en manos del Cielo los vericuetos de los cómos, confiamos en que todo se da cuando es apropiado, cuando es necesario, cuando todo es propicio para que se dé. Ni antes ni después. 

Este resonador se localiza en la parte externa del antebrazo a 3 traverses de dedo desde el pliegue del codo, en la mitad. Normalmente se nota un hueco. 

Y el tercero es: Jing Qu: Canal de Transmisión. ¡Uau, tenemos un lugar a donde ir para recibir la transmisión y como es la estancia 8 del canal de Pulmón… la transmisión es del Cielo, proviene de la Unidad, del Todo, de la Nada. No es una transmisión humana. Vamos a ese resonador, lo llamamos, lo activamos…. y escuchamos. No hay que hacer nada. Nuestro Ser Esencial es parte de esa Unidad. Sabe escuchar y sentir su lenguaje. Si nos abrimos a permitir esa transmisión… nos ahorraremos muchos dudas, sabiendo además que la duda es corrosiva. 

Su localización está en la parte interna del antebrazo, a un dedo del pliegue de la muñeca debajo del dedo pulgar, donde late la arteria radial. 

Una forma de activar esos puntos, esos resonadores es con nuestras manos. Lo habitual es llamar al resonador con el dedo pulgar pero si es una práctica personal para ir al primer punto es difícil con el pulgar. En ese primer punto podemos actuar con el dedo medio. (Si vamos a hacer la práctica a otra persona, podremos activar los 3 con el dedo pulgar).

Entonces, localizamos el resonador, lo tocamos con el dedo, decimos su nombre y siguiendo una respiración pausada, al inspirar no hago nada y mientras suelto el aire, pulso sobre el resonador, suave, pausado. Inspiro no hago nada, espiro y pulso sobre el resonador con el dedo que toque, normalmente el pulgar. 

 

 

Ja, ja, unos días más tarde entro en la entrada ya publicada y felizmente puedo incluir imágenes que el día que la publiqué no me dejó. ¡Esta tecnología, ja, ja! Abajo encontrarán una imagen con la localización de esos 3 resonadores. 

A grandes males, grandes remedios: no me deja el sistema subir imágenes, pues he hecho un vídeo super improvisado – disculpen el escenario, ja, ja – para que puedan ver la localización y cómo activarlos. 

Y aquí les dejo el enlace a un documento colgado en Drive con la explicación para este hexagrama de la mano de Carol K. Anthony. No dejen de leerlo varias veces, en la primera el “yo chiquito” se revuelve, ja, ja – o al menos el mío – 

https://drive.google.com/open?id=1WhsMsAuUJZBa1a3PDCoodjYYvuCtZCTY

Y también les comparto un artículo ya antiguo recogido de un programa de radio de la Escuela Neijing a propósito de este hexagrama para que dispongan otras referencias: 

http://neijing-al-andalus.blogspot.com/p/oraculo.html

 

Gracias, gracias, gracias. Les deseo un mes brillante. 

2 comentarios en “CALENDARIO ORACULAR: EL PROGRESO. HEXAGRAMA 35 DEL I CHING

  1. Mi comentario querida Cruz, es mi ignorancia al respecto de lo que escribes, te leo y me parece fácil de leer pero difícil de entender porque no tengo ninguna formación al respecto. Dos veces he escuchado hablar por encima sobre el hexagrama y me parece una herramienta para tener en cuenta en mi vida diaria, espero tener algún día la oportunidad de escuchar una o varias charlas al respecto, donde se trate con profundidad para mi.

    Gracias

    • Gracias, querida Gladis. Será un placer organizar un directo para explicarlo. Se lo propondré a Clau. Para mí es otra herramienta a utilizar y como es tan sutil… siempre es muy potente.

      Un gran abrazo querida, abraza de mi parte a los tuyos allá.

Deja un comentario