CULMINANDO LAB-ORES ¡QUÉ GUSTO!

Seguro que a ustedes también les pasó alguna vez ja, ja (me río por lo de alguna vez) eso de hacer una obra o un trabajo y dejar para “otro día” algunos detalles que “normalmente” se aplazan “sine die”. Hace ya 3 años que los padres se fueron “a otras estancias” – uau como vuela el tiempo – y unos meses más tarde, me fui a la casa familiar a “ordenar”, a limpiar, a ponerla a punto para nosotros, hermano y yo. Toda una labor por fuera y por dentro y lo sabrán si ya han pasado por ello. La experiencia fue super super intensa. El primer día, me recuerdo sentada en el comedor mirando perpleja cada objeto y con la sensación de que en cualquier momento podía entrar cualquiera de los dos por la puerta. ¡Estaba todo tal cual…sin ellos! Durante días y días fui recorriendo habitaciones, armarios, cajones… encontrando de tó. Me sentía un poco extraña pues era como hurgar en su vida… sin su permiso. Y poco a poco, la casa, aunque parecía la misma, fue tomando otro aire. Y la labor fue estupenda a tenor de lo que he ido viendo ahora que he vuelto… a … Leer más…