EL DÍA EN QUE DEJÉ DE DECIR «DATE PRISA»

Estoy segura que muchas mujeres - lo he oído en hombres también pero menos - nos sentimos reflejadas en estas palabras "mágicas" al revés. Y no necesariamente necesitamos hijos para hacerlo: personalmente llevo un tiempo con esa sensación y me descubro  diciéndomelo a mí misma: "date prisa, venga que es para hoy" ¿dónde habremos oído …

Sigue leyendo EL DÍA EN QUE DEJÉ DE DECIR «DATE PRISA»