En cada momento, lo que toca: ahora… otoñar

Esta mañana me decía una amiga que su padre estaba deprimido y le digo “claro, es la época, no hay que preocuparse hay que vivirlo”

En realidad no es depresión, es que nuestro organismo necesita hacer ese movimiento que hace la naturaleza en estos momentos también, los árboles por ejemplo no protestan ni se preocupan por echar toda la hoja, saben que tienen que hacerlo, ya no les da la energía para tanta hoja porque  ahora la energía no es expansiva hacia afuera sino introspectiva hacia adentro. Es así, el ritmo del año así lo pide, ahora me expando, ahora me contraigo. Nosotros como hemos perdido ese contacto… nos preocupa que tengamos ganas de estar en silencio, en casita…y creemos que estamos deprimidos y entonces nos obligamos a salir, a entretenernos… ¡justo lo opuesto de lo que es natural y nutritivo!

Digo nutritivo porque el resultado de cómo vivamos esa introspección, esa limpieza, ese poner en orden, ese evaluar nuestras relaciones (el otoño se relaciona con el reino mutante metal en medicina china y rige la piel, los pulmones… nuestras primeras barreras naturales con el exterior) … será lo que alimente nuestro sentir en invierno y todo ello nos llevará a una primavera florida y hermosa o a una primavera “desfondá” por falta de energía si la introspección y “recarga de pilas” anual la hemos obviado por la razón que sea, de falta de conocimiento o de que “no tengo tiempo” o de que me hago la lista y disperso lo que tendría que concentrar. 

La forma de vivir actual casi “impide” esta introspección. Precisamente en esta época en la que tendríamos que estar yendo hacia adentro con la tranquilidad necesaria resulta que es el comienzo de curso – en esta parte del planeta, claro –  comienzo de un montón de actividades fuera de casa … así que no resulta fácil a no ser que sepamos de la necesidad de ese “remendar las redes” para salir a pescar en el buen tiempo. 

La antigua tradición china explica el universo desde un constante cambio y movimiento de esos dos elementos opuestos y complementarios que son el yin y el yang. Pues ahora, después del yang absoluto que ha sido el verano entramos en el yin que culminará en el invierno para mutar a yang de nuevo. 

Seguiremos hablando de cómo explica la tradición antigua este reino mutante del metal con el que se relaciona el otoño y las energías que en esta época suceden. Es curioso pensar que al otro lado del planeta van han entrado en primavera, salen de la introspección para brotar y florecer. Así siempre, el universo y la tierra es parte de él, busca siempre el equilibrio: aquí se contrae, allí se expande.

Si lo entendemos y vamos a favor de cómo sucede… no se dispersa “vitalidad”, no se gasta vida a lo tonto que luego ya sabemos donde vamos… ¡a quejarnos de que me duele, de que me canso…!

Esta mañana encontré esta entrada en Maestro Viejo que lo explica muy bien y por ejemplo ofrece recursos sencillos de herboristería  para prevenir.  Añadiremos algunas cosillas en breve.

Gracias

 

 

El Otoño

 

Rige el pulmón,asociado al 4ª chakra que también implica al corazón.

La emoción imperante es por tanto la melancolia,por aquello de la hoja que cae ,también cae nuestra serotonina con la bajada de la luz solar..asi que es totalmente natural..
Por otro lado nuestra madre Naturaleza nos insta a organizarrnos para el invierno,como las hormiguillas…asi que nace en nosotros la necesidad de , tirar,dar,limpiar,cambiar..etc.

Y emocionalmente ,como buenos seres holisticos que somos, también dejamos viejos patrones para adentrarnos en nuevas formas de ver y sentir..tanto lo de dentro como lo de fuera..
Es tiempo de cosecha y nuestra gran benefactora nos dá lo que más necesitamos, abundantes frutas y verduras
cargadas de vitamina C y antioxidantes y ..sin olvidar los frutos secos tan nutritivos para el frio invierno..
Asi pues querid@s disfrutemos de este nuevo Otoño, más preparados, más luminosos y más sabios…

 

CÓMO PREPARAR NUESTRO ORGANISMO PARA EL OTOÑO

La frase «más vale prevenir que curar» es por todos conocida, pero en los tiempos que corren se le hace caso omiso.

Cuando acudimos a un profesional de la salud dejamos en sus manos nuestra salud, como si de él dependiera que enfermemos o no. Debemos de ser conscientes de que el ritmo de vida que llevamos, la mala alimentación rica en productos lácteos y alimentos refinados e industrializados, el stress oxidativo y las presiones a las cuales estamos sometidos, debilitan nuestro sistema inmunitario con los consiguientes catarros (habitualmente mal curados), infecciones de repetición, cansancio y acidificación del medio interno, todo ello origen de patologías crónicas y habitualmente irreversibles.

Según la Medicina Tradicional China en otoño entramos en la época de metal, siendo esta la de mayor actividad del pulmón. Para ello es conveniente añadir a nuestras comidas o infusiones una pizca de jengibre en polvo, el cual con el ligero sabor picante que lo caracteriza, aumenta la energía en estos órganos, mejorando la capacidad respiratoria, ayudando a eliminar flemas y fortaleciéndolos. También es conveniente eliminar de la dieta de grasas, leche y derivados, en especial los quesos fuertes y los cereales refinados, por contribuir a fabricar desechos en forma de flemas pegajosas, pues cuando los pulmones se encuentran muy cargados nuestro organismo, en un esfuerzo por eliminar desechos, nos produce un catarro con tos, estornudos, para intentar despojarse de estos residuos.

Para ayudar a fluidificar flemas y desinfectar las vias respiratorias, existen plantas y sustancias las cuales se utilizan tradicionalmente desde hace mucho tiempo.

  • Raíz de Loto por su acción fluidificante y broncodilatadora
  • El Propóleo por su poder desinfectante
  • El Sauce por producir un efecto analgésico, antitérmico, antiinflamatorio.
  • La Vitamina C por estar implicada en el sistema inmunitario y como preventivo de catarros.
  • Oligoelementos como puede ser el Cobre por poseer propiedades antivíricas y antibacterianas.
  • El Llantén por su efecto fluidificante.
  • Las Yemas de Pino utilizadas tradicionalmente en afecciones del árbol respiratorio (gripe, resfriados, sinusitis, faringitis, laringitis, traqueitis, bronquitis, asma).
  • Tomillo, utilizado tradicionalmente en afecciones respiratorias (catarro, gripe, faringitis, tos irritativa, amigdalitis, bronquitis, asma, enfisema).
  • Grosellero negro, utilizado tradicionalmente, entre otras cosas, como corticoide suave ejerciendo así un efecto broncodilatador.
  • Noni por su poder inmunoestimulante.
  • Regaliz (cuidado los hipertensos) por su efecto virostático.
  • Acerola por ser rica en Vitamina C.
  • Shiitake por tener propiedades inmunoestimulantes.

Artículo cedido por la revista Espacio Natural

Esta entrada fue publicada en SALUD y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s