¿CON ESFUERZO?

Para culminar la serie de la paciencia – que no ha sido a propósito por eso las incluyo porque no he decidido yo – este “mini cuento” de Jodorowsky que nos habla precisamente de lo que hablábamos hace unas entradas: sobre el esfuerzo. Cuando las cosas se hacen a destiempo … cuestan mucho, si se hacen a su debido tiempo… se hacen solas porque todo está pensado para ello.

Magnífico. Precisamente estamos en el tiempo oracular del no-hacer que no significa no hacer sino hacer sin que te des bombo por ejemplo y hacer sin que sea un sacrificio… hacer porque es lo que sale, hacer lo que toca, sin más. Y muchas veces toca hacer NADA. 

Hace años regalamos el Finder y yo a un amigo un calendario lunar para utilizar en los trabajos de la huerta y este amigo se lo regaló a un hermano muy “impaciente” en la huerta, siempre estaba haciendo algo. Un día nuestro amigo fue a visitar a su hermano y se lo encontró como siempre en la huerta pero esta vez sentado en una silla y fumándose un cigarro plácidamente. “Estoy encantado con ese calendario que me regalaste, hay un montón de días rojos que aconsejan no hacer nada  porque todo lo que se haga… fastidia, así que esos días contemplo” ¡Ole!

Precisamente es – fuerzo significa que ya implícitamente es – fuerza, por eso no implica trabajo, sudor y lágrimas (cuidadín con el código de marras). Ya es fuerza porque estás en ello, en la intención.

Gracias

SIN ESFUERZO

Alejandro Jodorowsky: Los que creen conseguir la mítica iluminación en un minuto, gracias a las palabras mágicas y secretas que un gurú se dignará comunicarles, cometen un error. El progreso espiritual no se logra a punta de palabras. Ellas sólo sirven de flechas indicadoras del camino, pero éste debe ser recorrido con paciencia y perseverancia. La iluminación será la suma de acciones que hemos hecho para conseguirlas, es decir , el fruto de un colosal trabajo, que muy pocos tienen la paciencia de emprender. La fábula de hoy habla precisamente de la impaciencia:

Una piel blanca, glacial, cubre la tierra. Cubierta de nieve, la vegetación dormita, dentro de sus madrigueras roncan los animales silvestres y en sus nidos los pájaros sueñan que multiplican con el brillo de sus alas los rayos del sol…

En medio del invierno, un árbol que no duerme, piensa: “¿Por qué debo esperar que venga el verano para dar mis frutos? ¡Hoy mismo y no mañana quiero florecer!” Estira sus raíces hacia yacimientos profundos, succiona su energía, a riesgo de partirse las venas deja subir una savia formada con dolor, con quejidos hace crecer yemas en sus descortezadas ramas. Las hojas nuevas, impertinentemente verdes en la grisácea bruma, estiran sus bordes. El árbol derrite puntas de hielo, se sacude, quema jugos terrestres, vomita flores de terciopelo delirante y por fin, en estallido múltiple, se pone a parir naranjas, gritando: “¡He triunfado! ¡Mis frutos entre la nieve brillan como soles!” Pero es invierno, y nadie puede oír su canto de triunfo. “¡Aquí estoy, centro vivo de la muerte! ¡Despertad! ¡Pájaros: comed mis frutos de miel! ¡Cuadrúpedos: saboread mi pulpa tierna! ¡Insectos: sumergid vuestras trompas en mis jugosos cálices! ¡Soy dádiva de amor: no me dejen solo!”…

Todo duerme, reina el silencio. Los dorados frutos, estériles, se pudren.

Viene la primavera. El nuevo sol, con vitalidad de macho cabrío, hace temblar la tierra bajo la caricia de sus rayos y una bruma dulce sube con quejidos de pasión. Sin esfuerzo, los árboles florecen, los pájaros devoran sus frutos y dejan caer las semillas. Aparecen nuevos brotes de potente designio que enriquecen al bosque lujurioso… Tirado en el barro, como un gran gusano oscuro, el naranjo impaciente ve con desesperación cómo las hormigas comienzan a roer su calcinado tronco.

El florecer de un espíritu debe suceder a su tiempo, naturalmente, después de constantes esfuerzos y desvelos que deben ser realizados sin publicidad. Tratar de lucirse, dando a los procesos un bombo prematuro, es satisfacer la vanidad, más no el hambre y la sed de perfección.

Imagen: Denis Allbertovich

 Fuente: http://planocreativo.wordpress.com/2010/10/04/el-placer-de-pensar-49/

Esta entrada fue publicada en BIODESCODIFICACIÓN, CONSCIENCIA, DESPERTAR, jodorowsky, SALUD y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s