SOMOS UN IMÁN

Y es importante el matiz: no es tanto lo que pensamos, que también, sino la emoción, el sentir que añadimos a ese pensamiento lo que atrae indefectiblemente. Seamos conscientes o no, creamos o no. Lo atrae.

La conclusión es sencilla, ¿no?

Gracias

Deja un comentario