LA IMPORTANCIA DE UN SALUDO

Ya ven algo tan “pequeño” como un hola, un adiós, un buenos días, hasta luego… es además un alimento emocional que tiene – como verán – más de una repercusión en la vida cotidiana.  Cuando cojo el bus para subir a casa siempre me fijo en eso mismo: las personas entran y como ya ni tienen que pedir un billete pues es solamente poner la tarjetita en un visor y ya, no tienes que hablar con nadie. Y pienso, ¡un día nos quedaremos mudos! No sé si lo aprendí en Inglaterra o lo hago de por mí misma, ya no … Leer más…