LA DESPENSA ANTIMELANCOLÍA

 El otoño – dicen – produce melancolía, por eso. Estamos a tiempo.

Gracias

Para salir de un estado de ánimo bajo no basta con cuidar la alimentación, hay que llegar a la raíz de esa pena (ayudándonos de la psicogenealogía) y sanarla actuando (mediante la psicomagia), pero es de gran ayuda aportar a nuestro cuerpo sustancias que favorezcan un estado anímico positivo. Ciertas vitaminas, aminoácidos y oligoelementos, presentes en los alimentos que pueden formar parte de despensa, participan en el buen ánimo, en que gocemos de buena salud y de buen humor:

VITAMINA C

Juega un papel fundamental en los mecanismos inmunitarios del organismo y es esencial para luchar contra la depresión, ya que su carencia produce sensación de fatiga y tristeza.

Naranja, mandarina, kiwi, papaya guayaba…

 

VITAMINAS DEL GRUPO B

La B1 mejora la actitud mental.

Levadura de cerveza, salvado de trigo, leche, vegetales…

La B6 mantiene en buen estado el sistema nervioso.

Levadura de cerveza, salvado de trigo, germen de trigo, hígado, melón, repollo, leche, huevos, carne…

La B12 aumenta la energía.

Alga espirulina, hígado, carne, huevos, queso, levadura de cerveza…

 

CALCIO

Imprescindible para el equilibrio anímico, su carencia provoca sensación de fatiga y excitabilidad. El mínimo calcio que hay que tomar al día son 900 mg.

HIERRO

Como su carencia puede producir anemia, uno de cuyos los síntomas es la falta de ánimo, el hierro es importante para disminuir o mejorar los síntomas depresivos.

Espinacas, acelgas, coles, lentejas, guisantes, habas, judías, frutos secos, chocolate negro.

 

TRIPTÓFANO Y FENILANINA

Estos aminoácidos esenciales hacen que el cerebro produzca serotonina, norepinefrina y dopamina, neurotransmisores que estimulan la actividad física y mental, y actúan como antidepresivos naturales.

Triptófano: requesón, leche, carne, pescado, pavo, plátanos, dátiles, almendras, cacahuetes, semillas de sésamo y calabaza.

Fenilanina: soja y derivados, requesón, leche en polvo, almendras, cacahuetes y semillas de sésamo y calabaza.

 

MAGNESIO

Este mineral es una de las mejores soluciones contra la tristeza y la melancolía. Moderador de la excitabilidad muscular y nerviosa, su carencia produce hiperexcitabilidad, calambres y palpitaciones en los párpados.

Chocolate, avena, germen de trigo, cereales integrales, marisco, nueces e higos secos.

 

ZINC

Su carencia produce una bajada de ánimo en general. De hecho, la depresión posparto se relaciona también con un descenso brusco de los niveles de zinc.

Endivias, algas, ostras, arroz integral, espárragos, setas…

Fuente: http://planocreativo.wordpress.com/2009/03/16/la-despensa-antimelancolia/

Esta entrada fue publicada en SALUD y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s