PASEOS PROPIOS: POR UN TROCITO DEL ALAGÓN

Cuando por estas tierras frías sale un día frío pero soleado … es todo un regalo pasear sin prisa y deleitándote

en el silencio,

en lo mullido del suelo que vive ese continuo abrirse y cerrarse con el frio de la noche y la caricia cálida de los rayos del sol;

en la vida pequeña que se intuye por las pistas;

en el rumor del agua fría que fluye densa hacía el sur;

en la siempre asombrosa aparición de una garza en la orilla del río;

en los sonidos de los cuervos que se avisan unos a otros de «intrusos» en su campo; 

en…la belleza natural de todo.

¡¿Cómo voy a aburrirme con tanto deleite?!

Para compartir una pizca de todo ese sentir he hecho esta película con las fotos de un paseito rico por la orilla de uno de los ríos a los que tengo acceso: El Alagón, en la frontera entre Salamanca y Cáceres. 

Como era día de diario disfrutamos del regalo del silencio humano que posibilitaba el escuchar los sonidos intrínsecos del ambiente. No muchos y todos acogedores: un bee de ovejas, trinar de algunos pájaros, sonido de agua que fluye lenta, algunos rápidos… lo más audible: el silencio. Gracias a Dios.

Imagínenselos…y disfruten de las imágenes que ha hecho una cámara normalita de móvil pero que ha elegido el alma admirada de esta madre naturaleza viva.  

Gracias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s