ORÁCULO : EL CALDERO – LA ALKIMIA DEL AGUA

En la escuela donde me formé en medicina china y qigong, de momento, se lleva a cabo un trabajo de investigación constante sobre diversos recursos que ofrece esa milenaria tradición. Uno de ellas es el I CHing – El Libro de las Mutaciones o El libro de los Cambios – y mediante su consulta se elabora el siguiente oráculo que comparto como herramienta muy útil de orientación personal y terapéutica.

Cada hexagrama y su nombre conlleva una información de muchos sentidos: lo que trasmite el hexagrama en cuestión (para ello se consulta el I Ching) – ya te da muchas pistas de las energías activas y favorables durante la época que dure cada hexagrama – y va cambiando -; para trabajarlo y activarlo, se puede dibujar el hexagrama (ya sabiendo la intención del hexagrama); también meditar en ello, imaginarlo… danzarlo, hacer qigong dibujando en el aire el hexagrama. Cada hexagrama además se ve favorecido con el trabajo en algunos de los resonadores (hay atlas donde te dicen donde están los puntos y si teclean en google seguro que aparecen). Al final de la entrada aparecen los activos este mes: pueden localizarlos y sencillamente colocan el pulgar sobre el punto y dicen el nombre… son muy bien mandados y están deseando llevar a cabo su función (el nombre ya lo lleva implícito en muchos casos)

Como lo vamos a ir explicando mes a mes… espero poder disponer de tiempo para preparar dibujitos con los resonadores y mi forma de trabajarlos, que esto es como las recetas… hasta que no lo ves hacer a veces te resulta difícil imaginarlo. Y es una herramienta muy interesante de evolución de consciencia porque se trabaja también a un nivel inconsciente cuando lo danzas, cuando haces qigong, cuando activas los resonadores y en esa medida se armoniza, se equilibra, se dirije…la energía con una intención… 

A continuación comparto el correspondiente a este mes – hasta el 26 de enero – qué lo disfruten y les sea de utilidad. 

Por cierto que el Dr. Padilla nos habla de algo parecido a lo que tantas veces hemos comentado de los programas, de los códigos… él se refiere a ello como el arrraigo de las determinadas creencias, la raíz…Lo importante es “ver” y tomar consciencia de lo fuerte que es esa raíz y de las acciones que llevamos a cabo en base a esos arraigos…, tomar conciencia y ¡actuar!

Y estar muy atentos porque desde fuera si uno va quitándose arraigos… no gusta nada, enseguida te “valoran” en base a ese no querer seguir esos pasos… es año de muda de piel, además. El Finder me dice muchas veces, cuando me “ofusco” con algo, “si un tonto te mueve la silla…ponte tú misma el nombre”. ¡Y se queda tan ancho! pero es así, sería tonta – y lo soy cuando me pasa (la última vez hace un rato con madre y sus programas… )

Gracias

 

¡¡¡Bienvenidos al 2013, Año de la Renovación!!!

ORÁCULO de cada luna

Cada año el Dr. Padilla nos regala una posibilidad más de orientación personal y terapeútica: El Calendario Oracular. Basado en el Zhou Yi 周易 Cambio en el cielo– la parte más conocida del Yi Jing  易經 I Ching, el Libro de las mutaciones o el libro de los cambios– y el Ajedrez Oracular -creación original de la Escuela Neijing- comienza cada año el 21 de diciembre y va cambiando con cadaLuna Llena. 

 

 EL CALDERO   

La Alkimia del Agua  35/50

28.12 al 26.1. 2013

Preguntas y Respuestas, 27.12 Dr. Padilla

J.: Hoy termina Lo abismal, El abandono a el no hacer y vamos a empezar EL CALDERO, LA ALQUIMIA DEL AGUA hasta el 26 de enero Estamos todavía en el año de la Conversión pero va a comenzar el de la Renovación. ¿Qué nos sugiere? 

 

Dr. Padilla: efectivamente vamos  a entrar mañana en El Caldero, La Alquimia del Agua. Pues está muy relacionado con la Renovación.

Es la parte quizás más transcendente de la Renovación: la alquimia que incluye la mutación. Y a propósito de la Alquimia del Agua como bien sabemos desde el punto de vista de la Medicina tradicional china, hay unas zonas energéticas que se llaman CALDEROS y en virtud de esos calderos se produce una combustión de calor, relación agua–fuego, importantísima, que es lo que nos permite mantener nuestra temperatura corporal, que nos permite mantener una circulación de los líquidos adecuada, etc… etc…

Por otra parte está, como dice bien la transcripción que hacemos del I Ching,  La Alquimia del Agua. Lo alquímico que resulta el agua no solamente por sus conversiones, hielo-agua-vapor-nubes-lluvia-granizo-nieve, es algo increíble y su alquimia de saber combinarse con cualquier cosa: igual el agua vehiculiza un veneno poderosísimo que vehiculiza un remedio maravilloso y sin duda podemos estar muchos días sin comer pero sin beber… poquitos.

Es decir que el agua en sí es un elemento alquímico de primer orden, es el bautismo por excelencia como agua; es lo que nos lleva a la limpieza; cuando hablamos del agua enseguida lo relacionamos con lo limpio porque es “inolora”, incolora, insabora, insípida. Es como el maná, que igual nos resulta generosa en sus lluvias secuenciales, pero igual nos resulta terrible como el Diluvio y como un tsunami – imaginemos, bueno sin imaginar, ayer se cumplían 4 años del tsunami-.

Entonces, realmente el agua tiene una alquimia, así por lo simplemente descrito impresionante. Y ahora fíjense, si nosotros somos un 70%, aproximadamente un adulto, de agua y claro cuando bajamos ese nivel ya no es viable la vida, pues tendríamos que comportarnos –en ese nivel de consciencia– como inoloros, incoloros, insaboros e insípidos.

Claro, al oír esto podríamos decir “¡claro, entonces seríamos unos “sosos” impresentables, una cosa para tirarlo a la basura!”. No, no, no. ¿Acaso el agua es para tirarla a la basura? ¿Es que acaso hay algo mejor que quite la sed que el agua?


Es que justamente cuando alcanzamos ese nivel de inoloro-incoloro-insaboro-insípido cuando estamos en nuestro mejor momento, sí. Cuando aparentemente no sabemos a nada. ¿Cuándo realmente estamos sanos? Cuando no sentimos nuestro cuerpo, cuando no sentimos ni la espalda, ni el vientre, ni el tórax, no sentimos ni las costillas, ni la cabeza, ni la boca… el silencio de los órganos. Eso ¿qué significa? Que el agua está bien. Porque en cambio cuando sentimos el costado, la pierna, la cabeza… ummm eso no hay que sentirlo, hay que ser como el agua y como el agua si se está realizando en sus movimientos habituales tenemos consciencia de nosotros pero no sentimos nuestro hígado cómo funciona –sería terrible y cuando nos duele– ya de por sí es angustioso con que sintiéramos en consciencia todos los mecanismos que hace un hígado sería insoportable. En cambio no, es silencioso, es como el agua porque parte de él es agua.


En la medida en que alquimizamos nuestro ser recordando el agua y sus caminos y sus diferentes formas desde los ríos que es lo más evidente que vemos correr y sonar hasta los mares que son inabordables, inabarcables, nos vemos ahí reflejados en muchas de sus formas, y si nos fijamos, como decía Lao Tsè, “Sé como el agua que no desdeña ningún espacio”. Entonces si la ponemos en una jarra circular el agua es circular. Si el recipiente es cuadrado, el agua es cuadrada pero no deja de ser el agua ¿eh?… Saber estar.

Yo estoy ante el rey y le trato con respeto Sr. D. Rey… le digo lo mismo que le dije antes de ayer y que está escrito. Y sé estar allí pero, ¿por qué no le voy a decir lo que he pensado de su discurso? Como súbdito de un reinado puedo hablar y hablaré lo que he dicho en cualquier lugar. Entonces “sé como el agua”. En cambio si estoy ante el monarca y me pregunta “¿es cierto que usted ha hecho este comentario a propósito de mi discurso? Y yo digo “bueno, verá su majestad, no era mi intención decir…” No, ya no soy como el agua y ese día me dolería de todo. Dejo de ser. Me adapto al protocolo, me dirán “mire cuando salude al rey por favor no le apriete mucho la mano porque son miles de manos que aprietan todos los días, sea usted más blandito. Procure hablar despacio y bien, no se extienda, tiene usted 5 minutos.” Ya sé, no hay más que hacer.
Recientemente tuvimos el privilegio de que el presidente Mújica nos recibiera en el palacio presidencial en Uruguay con motivo del XIV Congreso de la Asociación Hispanoamericana de Acupuntura… y nos dijo “¿qué, qué tal marchan las cosas?” eso fue lo primero que nos dijo al sentarnos “pues verá usted, las cosas marchan así, así , así” y empecé a hablar y hablar como una cotorra para contarle –yo sabía que tenía el tiempo justo, no me dijo nada la secretaria pero estoy ante el presidente de gobierno de un país y he de suponer que claro, y que nos acabamos de conocer, y que tiene la deferencia de preguntarnos “¿qué tal va la cosa?” y bueno hablamos de la vida, de la muerte, de la medicina, hablamos de todo lo que surgió en ese momento y ya cuando vi que guardaba un discreto silencio, de un servidor salió la idea “bueno, está usted muy ocupado y nosotros también” “sí no nos falta ocupación”, y justo en ese momento cuando nos levantábamos entró la secretaria. Habíamos consumido el tiempo exacto y fueron más de 20 minutos, más de lo que yo pensaba en principio… antes de irnos le pedimos hacernos una fotografía…

¿De qué hablamos con el presidente? Pues de lo que estábamos haciendo, de lo que sentíamos, de lo que era la Asociación Hispanoamericana, de que antes creían que estábamos en los árboles pero ya no estamos en los árboles, ya sabemos nadar, correr y que publicamos trabajos, y que hay cuatrocientas y pico personas escuchando, proponiendo y publicando… Y él por otra parte hablaba de sus cosas y sobre la marcha él intervenía en alguna cosita. Por supuesto no nos dedicamos a hablar de acupuntura porque el hombre no es un experto en la materia pero sabía que el congreso era de eso. Y hablábamos en general de los aportes que estábamos haciendo y de la organización del congreso, y luego las cosas se derivaron por muchos sitios y nosotros hablamos y dijimos lo que sentíamos de cada cosa, y el hombre también hablaba, en su nivel, de otras cosas y la conversación fue fructífera en cuanto que cumplimos con la invitación que le habíamos hecho para asistir al congreso al que no pudo acudir pero él a su vez tuvo la delicadeza de decir “yo no voy pero por favor vengan ustedes, yo les saludo” y en alguna medida nos reconoce. Y es el primer presidente que lo hace hasta ahora y siempre se les invita y de verdad que fue grato en el sentido de ver cómo también es posible interesarse por otras cosas en esas instancias. El se quedó muy sorprendido al ver que no le pedíamos nada –todo el mundo le pedirá algo cuando van a hablar con él– y nosotros solo queríamos informarle, y cuando ya vimos que había más que hacer, nos levantamos y nos fuimos. Él insistió un par de veces “bueno, llámenme cuando quiera para lo que quiera” ¿Cómo voy a llamarle yo cuando quiera para lo que quiera, si es el presidente? Nosotros también le dijimos “bueno, señor presidente, si alguna cosa…” “Esperemos no necesitar nada de ustedes”. No me refiero a su salud –al poco después tuvo un problema venoso– me refiero a cualquier colaboración que pueda hacer la Asociación, para programas de salud, que nos tiene a su disposición” “Ah, bueno, bueno”, como diciendo “no me nombres la bicha”

En ese sentido, ser con el agua, la alquimia del agua consiste en no perder la identidad en lo que hacemos y este tiempo que nos acompaña ahora (desde mañana 28 hasta el 26 de enero) es el mejor momento para alkimizarnos y darnos cuenta que sin perder la identidad de lo que somos, con el respeto debido a todas las circunstancias, somos como el agua inoloros, incoloros, insípidos, insaboros pero todos nos necesitamos.
Y vemos que siendo como somos es como mejor los demás nos aceptanEn cambio cuando cambiamos, echamos colorante al agua, le ponemos sabor… a algunos les gusta y a otros no.
¡Atrévase usted a ser usted mismo y ya verá como todo el mundo le quiere!
J: (…) Veo que usted nos va dando elementos y elementos y (…) ¿por qué no escuchamos?, porque con lo que usted nos ha dado ahora es como para no repetir los mismos errores, para renovarnos de aquí en adelante, para alkimizarnos, para ser transparentes, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo?
Dr. Padilla: Porque hay mucho arraigo, yo creo. Hay tanto arraigo de la historia social de la humanidad –véase historia social como la historia que hemos tenido que vivir y vivir con nuestros ancestros y estos con los suyos–, hay tanto arraigo que, como decíamos en el año de la renovación, si no tomamos consciencia de cambiar, el arraigo es tan fuerte que pensamos lo que pensamos y nos pueden decir “mira esto es así” y en ese momento intelectualmente lo podemos entender, “ah, sí, sí”
     -Bueno, entonces harás otra cosa a partir de ahora.
     -Ah, no, no, yo voy a seguir haciendo lo mismo.
   -Hombre, si hemos descubierto que la tierra es redonda, entonces qué te parece si lo comprobamos…
    -Ah, pues es redonda, esto cambia mi idea, si es redonda esto significará que podemos orientarnos según los paralelos, los meridianos…
La persona puede ir cambiando pero esos cambios son muy lentos –cuando ocurren– porque las raíces de lo cotidiano, de la consciencia social heredada y continuada es tan fuerte que ocupa todo el espacio. Una persona en una ciudad consume el 40 y tantos por ciento de su energía en pagar el agua, la luz, el teléfono, la televisión, el carro, el garaje, el alquiler, la pintura… ¡Lo que es su hábitat le ocupa el 40 y tantos % de su energía! ¡Eso es una barbaridad! Y le queda un 60 pelao para su trabajo –del cual trabajará un 30 si llega a trabajarlo-, entonces para ser él ¿cuánto le queda? Lo poco que le queda es para escuchar lo que le dicen que tiene que hacer, él no llega a tener un tiempo para decidir, para sentarse un momento y decir “a ver ¿qué voy a hacer?; he escuchado todo esto, ahora tengo que decidir y ahora me toca a mí”. No, es tanta la raíz, tan recubierto está de costras que está escuchando algo que puede decir: “Sí, esto es verdad, sí, hay que ser amable” y cuando sale, tropieza con alguien y dice: “¡Coño, joder!, no te pongas en medio…”
    –Pero ¿no hemos quedado en que había que ser amables.
-¡Se me ha olvidado!
-¿Cómo se te puede haber olvidado eso?
-Ya, es que yo soy muy mal hablado.
-Sí, sí, pero hemos dicho que vamos a ser amables y este señor ha tropezado contigo y no es para que le sueltes cuatro tacos así de seguido, a lo mejor pides disculpas porque has tropezado porque tú no estabas adecuadamente o bueno ha sido él pero no es para que te pongas así.
Es que no me he dado cuenta.
-Ya me acordaré”
Y recordárselo una vez y otra y otra. Y es la forma sin duda en que podemos desarraigarnos un poco, si no, ese tigre, ese elefante, ese ciempiés –no se sabría decir bien qué– es tan poderoso, tan fuerte, que la persona se ve arrastrada por ello y la persona le puede estar hablando el mismísimo espíritu santo, “no, mira por ahí …” y se va por el otro lado.
-Es que tengo que pasar la navidad con mi padre.
-Espera un momento, es que no tienes que ir por allí, esta navidad no, tienes que ir al Soweto porque allí te está esperando una sorpresa importante, soy  el espíritu santo ¿me entiendes?
-Sí, sí, ya sé pero es que yo quiero pasar la navidad con mi madre, que le va a hacer mucha ilusión.
-Mira, vamos a ver, soy el espíritu santo… ¿me reconoces?
-Sí, sí, ya lo sé, que no soy tonto.
-Pues te digo que tienes que venirte conmigo al Soweto ahora porque allí te espera una sorpresa trascendental para la vida de la humanidad  ¿me entiendes?
-Ya, pero si no te importa lo dejamos para mañana que yo tengo que ir con mi madre a comer el turrón.
¡Hasta esos niveles llegaría la vaina! Y llega a casa de la madre y le dice
-Mira mamá, fíjate si me importas tú que el mismísimo espíritu santo me ha dicho que mi vida estaba en el Sowetto y lo he abandonado todo por tomarme el turrón contigo. Imagínate que tu madre te dice
-Pero ¡tú eres bobo! ¿y quién te ha dicho a ti que vengas por navidad?, ¿de dónde la sacaste tú? Yo tenía aquí preparado un asunto con tu papá tan rico y ahora  tú eres un estorbo chico. 
-Ah, entonces ¿no te hago ilusión?
-Sí hombre pero tendrías que haber avisado, estas sorpresas no me gustan.
Hasta esos niveles se llega. Esto no es ninguna crítica, es simplemente reconocer como son las cosas. Si uno sabe que 1 millón y pico de personas han conectado para escuchar la canción del coreano, uno puede deducir cuál es la raíz  de las gentes, ¿no? Si mil ciento millones de personas ya han bajado el programa me parece tremendo. Las consciencias de las personas están arraigadas en un nivel… y eso que aparece pues las personas invierten tiempo y espacio… Pero, ¿esto de qué va, explíqueme si no hay otra cosa más llamativa que se haya producido en el mundo…?
Esto es una muestra de la raíz que existe, que insisto, no pretendemos juzgar pero sí que entramos en el año de la renovación y entonces alertar: ¡Eh, cuidado, que la raíz es… que las raíces me atan más de lo que yo creo, mucho más!.
Hay que estar mucho más alerta, mucho más atento y a veces muy alarmado, sin miedo pero alarmado. Entonces, cuando estoy alarmado sin estar armado sino almado, pues estoy con el recuerdo de la bondad, con el recuerdo de la sonrisa, con el recuerdo de la oración, lo tengo ahí… y eso me va des-alambrando, me va sacando la alambrada hasta que poco a poco eso sea automático pero tengo que hacer un ejercicio, tengo que hacer un esfuerzo. Es que si no tira mucho, tanto, tanto, tanto que como decía usted“si esto está tan claro ¿por qué no lo hago luego?” porque lo otro está muy muy en el interior.
Por eso es la gran ocasión de estos pocos días que falta de la conversión y los que vienen muchos del año nuevo, que es el momento propicio para ahora sí, escuchar y renovarse, escuchar y escribir cada día una página diferente. Eso que se hacía antes de los diarios, claro cada página o cada día era diferente, ¡no escribíamos en el diario todos los días lo mismo! sino que escribíamos cosas distintas y al cabo de un tiempo lo podíamos leer y  veíamos qué cosas habían pasado y cómo habíamos cambiado y cómo en un tiempo nos pareció tan importante aquello y ahora ya no era tan importante y ahora era importante el perfume o el diseño… ¡quién iba a pensar que a mí me iba a importar esto! Pero mira, la vida te da sorpresas.
Entonces, háganse un diario personal, escrito o no escrito me da igual. Busquen, tenemos que buscar y entonces hallaremos, tenemos que pedirnos a nosotros mismos y llamarnos a nosotros mismos para seguir esos criterios del soplo krístico para que se nos abra, para que descubramos, para que se nos den las condiciones y ahora se dan las condiciones para la alkimia, la renovación y de la conversión. 

 

***


Dr. Padilla, Preguntas y respuestas, 7 de junio

“El Caldero”, “La alquimia del agua”.

Lo que nos quiere decir este hexagrama es que es el momento –hablando del año de La Conversión–, en el que todos podemos convertirnos en lo que soñábamos, en aquello que pensábamos, en aquello que intuíamos, en aquello que intencionadamente hemos calculado, entonces esto es importante porque estamos en el momento de la alquimia, en el que el Cielo se muestra favorable para esos procesos alquímicos, para esas transformaciones, para esas mutaciones, para esas transmutaciones.

Digamos que es el mes ideal para hacer posibles los imposibles, y hacernos una idea de todos nuestros recursos.

También, darnos cuenta de la capacidad y medios que tenemos que a veces son muy débiles y nos parecen muy fuertes.

Es decir la alquimia nos sitúa en los dos extremos, porque son dos extremos que se tocan en alguna medida, y así como nos puede hacer ver los fantástico y lo maravilloso de conseguir lo imposible, también nos sitúa en cómo nos parecía imposible que…y resulta que no, que somos tan frágiles, tan frágiles y a la vez tan fuertes, que es fácil que vayamos de un lugar a otro de una manera significativa.

También la alquimia del agua nos habla a propósito de nuestra vitalidad, de nuestra capacidad de recursos operativos.

Entonces es importante darse cuenta que los recursos que tenemos como seres vivos, tanto en lo anímico como en lo físico, o como quieran llamarles es, o son, recursos francamente grandes y valiosos, y cuando nos sintamos que no podemos, es cuando justamente nos damos cuenta que podemos, sin que esto signifique el logro de algún poder, por supuesto que no.

También el caldero implica cómo tenemos que mantener nuestra vida animista, viva, es un buen momento ahora para animizar lo cotidiano, poner en lo cotidiano esa versión de misterio, esa versión de Creación, esa versión de creatividad, de espiritualidad, ahora es un buen momento.

Esos huecos, y esos espacios vacíos entre razones y buenas razones, pero que realmente no están llenos, ahora es el momento de descubrir que entre medias hay casualidades, hay coincidencias, hay suertes, hay imprevisibilidades, inesperados acontecimientos, que realmente no dependen de nosotros. Este es un  buen mes para darnos cuenta de ello.

RESONADORES
Rangu 2R- Valle de la Aprobación
Qixue 13R- Caverna del Soplo
Yinlian 11H  Inn Puro
Shidou 17B- Alimento de la Caverna
Daimai 26VB- Canal de la Cintura
Tianding 17IG- Cielo supremo / Ofrenda del alimento Celestial / Vaso Celestial
Xiaohai 8ID- Pequeño Mar
Sanjiaoshu 22V- Transportar para ofrecer en el San Jiao
Qihaishu 24V- Transportar para ofrecer en Qihai
Kunlun 60V- Montaña del valle del Lun
Juliao 29VB- Reposo, Cavidad

Deja un comentario