YO TE VOY A PEDIR QUE SEAS FELIZ – por Almudena Grandes

Colaboración de Cova

No es de ahora, Almudena Grandes lo escribió el 31 de diciembre del año pasado – ¡ya ha pasado un mes! – Sin embargo nos ha llegado hoy y queremos compartirlo con ustedes porque nos ha tocado el alma esa petición de ser felices como forma de resistencia a lo que «quieren» imponernos con total impunidad.

Ser felices como decisión y práctica diaria de una forma de vida que no gusta al poder. Felices con lo que no cuesta nada, es gratis: cantar, abrazar, besar, acariciar, sonreir, cocinar un guiso sabroso de los de siempre, disfrutar de la compañía, escuchar, aliviar … verbos cuyas acciones nos nutren el corazón, el alma y todo nuestro sistema de relación con el otro, con lo otro, con lo interno y lo externo.

Verbos activos que nos llevan en volandas hacia esa felicidad «soñada» y deseada que «descuadra» la estructura del poder porque no dependen de ellos. Y les fastidia. ¡Se siente, haber pedido otra cosa!

Que así sea, Almudena.

Gracias

Los niños saben bien lo que les hace felices… comparto un pequeño vídeo que me acaba de llegar. ¡Qué gusto! ¡Qué lo disfruten … ! El enlace está al final

 

Yo te voy a pedir que seas feliz

por Almudena Grandes

Empezamos mal, lo sé. La detestable herencia de 2012 proyecta una borrasca de negros nubarrones sobre nuestras cabezas.

Hemos dado sangre, sudor y lágrimas, a cambio de más sangre, de más sudor y de más lágrimas, pero todavía quieren más, aún dicen que no es suficiente.

Que, de momento, no van a subir el IVA, así que lo subirán.

Que quizás ha llegado el día de revisar el derecho a la huelga, así que lo limitarán.

Que tanta manifestación da muy mala imagen de nuestro país, así que buscarán una fórmula para seguir despojándonos de nuestro patrimonio, vendiendo empresas públicas, desmontando servicios, deteriorando la democracia y endureciendo las condiciones de vida de los más débiles, sin que la gente salga a la calle a protestar.

Ahora la estupidez sucede al crimen. Nada tan oportuno como este viejo verso de Luis Cernuda para saludar al año que empieza.

Y sin embargo, yo les voy a pedir que sean felices.

Que busquen en su interior la llama de una ilusión pequeña, pero tenaz, y la alimenten con mimo durante los 365 días que nos esperan.

Que se cuiden, y cuiden a los que tienen cerca.

Que sonrían a los adultos, que les hagan cosquillas a los niños.

Que canten viejas coplas, alegres o nostálgicas, y bailen agarrados, que se besen mucho, todo lo que puedan, y se esmeren en cocinar platos sabrosos, barrocos, para disfrutarlos juntos en mesas vestidas con manteles blancos.

Que aprovechen las mañanas de sol y las tardes de lluvia. Que se muestren orgullosos de su amor. Que lo derrochen.

La amargura nos hará débiles. La indiferencia, la desesperanza, la desunión de las víctimas, fortalece siempre a los culpables. No lo consientan. No les dejen entrar en su casa, emborronar sus paredes, secar sus macetas, acechar el sueño de sus hijos.

Sean fuertes, por favor, y sean felices. Porque la felicidad es la mejor manera de resistir

 Almudena Grandes 31 DIC 2012 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s