21º DÍA DE AUTO-ESTUDIO VÍA TAROT: EL JUICIO

Buenos días, viajeros

¡qué lejos está lo que nosotros entendemos por juicio de un nacimiento y nada más y nada menos que de consciencia!

Pues vamos entonces, a nacer

Gracias

 

EL JUICIO

¿Qué está renaciendo en mí?

¿Cuáles son los deseos irresistibles que me dominan?

¿Me siento capaz de crear una familia feliz?

¿Con quien estoy colaborando para hacer algo que nos lleve a una realización superior?

¿Acepto en convertirme en humilde canal de los deseos del cosmos?

Fuente: Plano Creativo

 

EL JUICIO: Arcano XX del Tarot de Marsella

Asistimos aquí al nacimiento de una consciencia
enmarcada por un principio femenino a la izquierda
y un principio masculino a la derecha.
Esta emergencia, llamada por el ángel con su trompeta,
se presenta ante nosotros como un deseo irresistible.
La labor ha sido realizada.

(ALEJANDRO JODOROWSKY –La Vía del Tarot)

1.Tarotólogos, Tarotistas y Adivinos de poca monta.

En las lecturas de Tarot comunes y corrientes, realizadas por adivinos de cualquier parte, hechiceros de poca monta y tarotistas pedestres, la carta del arcano XX del Tarot de Marsella, conocida como El Juicio, siempre es interpretada en relación a cuestiones legales o administrativas peligrosas. Se le advierte al consultante, incluso llega a asustársele, con la amenaza de factibles demandas, usureros, abogados siniestros, estafadores, herencias robadas, divorcios mal llevados, etc.

La interpretación superficial de los símbolos, tanto en la terapia de sueños, la lectura del Tarot como en la psicología y el psicoanálisis del arte, siempre se quedará en la parte externa del símbolo, justo hacia donde no va dirigida la verdadera psicología del mismo: en el nivel del análisis más concreto, simplista y reduccionista. Inspirado de manera automática por el mero nombre del arcano, algunos rasgos icónicos demasiado evidentes de las cartas, o lo primero que le viene a la mente al adivino en cuestión. Se asusta a los consultantes con advertencias de catástrofes, peligros, engaños, robos, infidelidades, etc. El adivino común y corriente y el hechicero más barroco, siempre utilizarán el argumento de miedo para intentar apoderarse del ánimo y la voluntad de un consultante ingenuo y poco definido en sus juicios y su personalidad. Mientras más temor se siembre en la víctima, más posibilidades tendrá de hacer lo que el mago mal intencionado desea: desde otorgarle buenas cantidades de su dinero, hasta resultar seducido, sugestionado y atemorizarlo para utilizársele con diversos fines oscuros.

No se requiere mucha imaginación para pronosticar a alguien peligros inminentes, por ejemplo, si le aparece en una lectura el arcano XIII: La Muerte: el Arcano Sin Nombre, como se le conoce en el Tarot de Marsella; o el XV: El Diablo. También puede anunciársele la presencia de una mujer seductora en su vida, con la mera presencia de La Papisa; de un hombre maduro, con El Emperador o El Papa.

Pero una lectura profunda y penetrante, reveladora del nivel de desarrollo espiritual y emocional del consultante, es difícil de lograr si el propio tarotista o terapeuta no ha emprendido ni se ha planteado si quiera, su camino personal de crecimiento interior. Con la propia evolución espiritual, que jamás va orientada hacia metas y objetivos del mundo externo, también se penetra crecientemente en la comprensión más secreta y hermética de los símbolos del Tarot, los sueños, el arte y la vida misma. La vida cotidiana del terapeuta o tarotólogo, se vuelve la maestra diaria para quien de verdad quiere aprender, y sus manifestaciones son señales a las que debe prestársele mucha atención si desea avanzarse. Cada obstáculo ordinario, por sencillo o difícil de sortear, se vuelve un maestro al cual agradecer a la larga, por su enseñanza. De ese modo, un significado oculto, irrisorio de tan evidente y al cual no podíamos apreciar antes, va rebelándose en cada arcano, símbolo o mandala con el paso de los años. Al punto de jamás finalizar el aprendizaje y la formación de un verdadero tarotista y terapeuta.

Tal vez esto sea lo que el maestro Gurdjieff denominaba “Comprensión”, cuando el entendimiento del alguna materia, símbolo, acertijo, koán o fenómeno de la vida, ya no era meramente intelectual, sino que resultaba aprehendido con todo el ser. Se trataba del verdadero “conocimiento”, que tanto anhelaban los iniciados de cualquier escuela espiritual.

2. El Arcano XX como un andrógino

El Juicio o el arcano XX del Tarot de Marsella anuncia la reconciliación de la parte masculina y femenina del consultante. Sus emociones (femeninas) y su intelecto (masculino) se ponen de acuerdo para tomar decisiones y ejercer acciones y puntos de vista sabios, tras una acuciante y prolongada lucha contra sí mismo. De ahí la presencia de un hombre y una mujer desnudos bajo el ángel en la parte inferior del arcano. Próximos, unificados y rendidos ante la aceptación y el asentimiento del poder del Espíritu.

Cuando ésta carta aparezca en una lectura, hablamos de un desarrollo y madurez considerables en el consultante. La verdadera comprensión aparece finalmente en su vida. Probablemente la persona ha transitado a través de un largo periodo de luchas, enfermedades, trabajos y esfuerzos en busca del auto perfeccionamiento y la sanación. Un camino que de tan largo, puede parecer infinito por momentos.

El consultante por fin avanza en el camino de hacerse amigo de sí mismo, de minimizar los conflictos internos, el cese de la censura y los juicios hacia la propia persona y los demás. El Arcano XX hace referencia inmediata a la “resurrección” del cristianismo esotérico, no del catolicismo moderno: el verdadero ser interior cobra vida o revive tras un largo periodo de gestación y de permanecer dormido o semimuerto.

Esta carta nos plantea también el hecho de que cualquier ser en este planeta, está obligado a realizar su Obra Espiritual. Al aparecer, el Arcano XX pone en juego el hecho de que aquel que no inicie su camino interior y luche por recorrerlo, se encuentra muerto en vida.

Según Alejandro Jodorowsky, El Juicio es indicador de un gran avance personal, es el nivel previo antes de alcanzar un contacto directo con lo divino, el cual provendría al aparecer la carta XXI: El Mundo, que es la que le sigue en el sentido ascendente de desarrollo del Tarot y que encarna el nacimiento de ese anhelado Dios Interior.

Todo ello, si se le reflexiona bien, tendría que llevarnos a la conclusión radical de que para tener alguna noción siquiera cercana de lo que es el Espíritu, Dios o el amor, de lo que tanto se discute y habla desde siempre en todos lados, se necesita haber recorrido un duro y largo sendero personal. Que la mayoría de nosotros no conocemos siquiera un poco lo que es el Espíritu y lo que es el amor. Aunque soñamos y alucinamos con ideas falsas e ideologías nocivas al respecto, por las que inclusive luchamos y hasta morimos.

3. La Resurrección de los Muertos: el Significado del Arcano XX para la Psicología del Cuarto Camino

En antiguos tarots, al Juicio se le conocía como La Resurrección de los Muertos. Lázaro, el resucitado de los Evangelios, era una metáfora para hablar del Dios interior que mora en todos nosotros, y que se nos manifiesta a veces en pesadillas y desfases de la conciencia, apremiándonos para que no nos olivemos de él. Otras veces torturándonos e incluso enfermándonos para obligar nuestro regreso inequívoco hacia el camino originario y verdadero.

En la Escuela Psicológica del Cuarto Camino nacemos con una “esencia”, o cuerpo espiritual. Más no con un alma, pues esta se gana como fruto de un gran trabajo y preparación espirituales.

Por desgracia, la mayoría de los hombres modernos pierde e incluso asesina su propia esencia, por tal de amoldarse a la educación occidentalizada y a las instituciones modernas. Gente que en apariencia es muy culta, sofisticada, “buena” y exitosa en nuestros marcos conceptuales, en realidad oculta una esencia enferma, disminuida, nociva e incluso liquidada. De ahí que la carta El Juicio, plantee la necesidad de atender, cuidar, revivir e incluso resucitar a nuestra esencia o al niño interior que llevamos dentro.

El Arcano XX alude también inevitablemente al nacimiento del consultante. Puede invitarlo a investigar las condiciones en que nació: si fue deseado, adoptado, si había conflictos en sus padres cuando se aproximaba la hora de su alumbramiento, etc. Siendo buen momento para revisar el propio árbol genealógico, participar en una constelación familiar, una terapia regresiva o sencillamente conversar con padres y familiares al respecto de nuestro nacimiento.

El misterio de la vida conlleva inevitablemente el de la muerte, es una enseñanza que parece gritarnos el Arcano XX, El Juicio, al contemplársele. La obligatoriedad de reflexionar acerca de dónde provenimos, y verdaderamente hacia donde nos dirigimos

Fuente: http://carlosfilibertocuellar.blogspot.com.es/2013/05/el-juicio-arcano-xx-del-tarot-de.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s