¿CÓMO DISFRUTAR DE NUESTRA COMPAÑÍA? – con Enrique Simó

Es genial, tú hablas de algo, preguntas algo… y si estás atento… te llega la respuesta a través de cualquier medio. Hace unos días comiendo con una amiga, me decía “la verdad, no soy muy buena compañía estos días, a mí misma no me gustaría estar conmigo”. Le confesé que a mí me pasaba lo mismo y más a menudo de lo que me gustaría. Las dos nos echamos a reír. ¡Vaya tribu! Claro, si no estás agusto con alguien… pues en última estancia te vas y se acabó el problema pero ¿con uno mismo? Y una pregunta tonta, ¿si … Leer más…

PLACERES EN BUENOS AIRES

Uno de los mayores placeres que me proporcionó capital federal en Argentina, es decir Buenos Aires, fue pasear sin rumbo e irme encontrando con gran sorpresa, recocijo, admiración y gozo librerias fantásticas y cafés antiguos maravillosos.  Los nombres de las calles en Buenos Aires tienen para nosotros  reminiscencias literarias, de canciones, de tangos… Caminar por Corrientes, por ejemplo a mí personalmente me mantenía en complacencia sostenida, era como que me daban un premio.  Cerca del hostel El Sol donde me quedaba en el gran Buenos Aires, estaba la calle Santa Fe. Y solo por el nombre… merecía el paseo. Yo no … Leer más…

SOSIEGO vs JUICIO

Las sincronías siempre me hacen poner en “alerta” como cuando los perros, gatos y demás hermanillos oyen o ven algo que les sorprende y colocan las orejas como para escuchar y ver más.  Ayer nos íbamos con “Sosiego” y hoy al abrir el correo ¿qué me encuentro? pues un mensaje en el que en la primera línea ya aparece Sosiego.  Y como casualidades no hay, ¿será que me (- nos ) es necesario el sosiego? Ya lo creo. Y para sentirlo, es necesario dejarse llevar, dejar de interferir en el curso de la vida y disfrutarla. 3 acciones que para … Leer más…

EINSTEIN: Carta a su hijo

Así es, los que ya llevamos un rato por estos lares no es que sea tarde pero para padres nuevos, no olviden educar a los hijos en el disfrute… ya se que nos han dicho que la disciplina, que el orden…  Gracias   CARTA DE ALBERT EINSTEIN A SU HIJO: “Se aprende más cuando se hace disfrutando tanto que no te das cuenta de que pasa el tiempo” * En 1915, a la edad de 38 años, Einstein vivía en Berlín, mientras su esposa  Mileva y sus dos hijos, Hans Albert Einstein y Eduard “Tete” Einstein, vivían en Viena. El … Leer más…