DE “la buena esposa” A “la pareja consciente”. Jodorowsky

Me ha interesado esta entrada de Plano Creativo por lo que tiene de “código” ese manual de la “buena esposa” de los años 50. No solo porque esté vigente en este momento, que en muchos lugares del planeta lo está, sino por esa cuña inconsciente que son los códigos de pensamiento, de conducta… 

Sería para desternillarse de risa si no fuera porque muchas veces – sin ser conscientes – ese sentir culpabilidad, inseguridad… en la pareja, en la pareja dentro del marco de la familia… procede precisamente de no sentirnos “buenas chicas”. No es que nos lo digan, incluso lo sentimos nosotras, está ahí escondido.

Ahora ya sabemos dónde hay que ir a barrer. ¡Fuera códigos! ¡Somos libres! (y no me refiero solo a las chicas, no. Según lo veo ¡no me gustaría estar en la piel de los chicos, tampoco, ni antes que tenían que ser unos machos ni ahora que no pueden serlo)

Plano Creativo lo que hace en esta entrada es re-organizar esas “normas” en principios de parejas conscientes. A ver qué os parece. 

Gracias Plano Creativo.

Y ahora los “principios fundamentales para la buena esposa”. ¡No tienen desperdicio! ¿Os imagináis?

 

Una de tus obligaciones es entretenerle

Ten preparada la cena

Luce hermosa: descansa 5 minutos antes de que llegue para que te encuentre fresca y reluciente

Arregla tu casa: debe lucir impecable: haz una última ronda por las principales áreas de tu casa justo antes de que llegue, levanta libros de escuela, juguetes… y limpia con un plumero las mesas.

Hazlo sentir en el paraíso  durante los meses más fríos de invierno debes preparar la chimenea antes de su llegada. tu marido sentirá que ha llegado a un paraíso de descanso y orden. Esto también te levantará el ánimo también. Después de todo, cuidar de su bienestar te brindará una enorme satisfacción.

Prepara a los niños: son sus pequeños tesoros y él los querrá ver relucientes.

Minimiza el ruido: a la hora de su llegada, apaga lavadora, secadora y aspiradora. intenta que los niños estén callados. Piensa en todo el ruido que ha debido de soportar durante su pesado día de oficina. 

procura verte feliz. Regálale una gran sonrisa y muestra sinceridad en tu deseo de complacerlo. Tu felicidad es su recompensa por su esfuerzo diario.

Escúchalo: puede que tengas una docena de cosas importantes que decirle pero a su llegada no es el mejor momento de hablarlas. Déjalo hablar antes, recuerda que sus temas son más interesantes que los tuyos.

Ponte en sus zapatos: No te quejes si llega tarde, si va a divertirse sin tí o si no viene en toda la noche. Trata de entender su mundo de compromisos. Trata de entender su mundo de presión y compromisos y su verdadera necesidad de estar relajado en casa.

No te quejes: no le satures con problemas insignificantes. Cualquier problema tuyo es un pequeño detalle comparado con lo que él tuvo que pasar.

Una buena esposa sabe siempre cuál es su lugar.

¡Extra! Hazlo sentir a sus anchas. Deja que se acomode en su sillón o se recueste en la habitación. Ten una bebida caliente preparada para él. Arregla su almohada y ofrece quitarle los zapatos. Habla con voz suave y placentera.

¡Eh! ¡¿Y nos lo queríamos perder?!

Esta entrada fue publicada en BIODESCODIFICACIÓN, DESPERTAR, HUMOR, jodorowsky y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s